Egea trabaja con la plantilla al completo y perfila el regreso de Omar Ramos

Omar Ramos. / ELOY ALONSO
Omar Ramos. / ELOY ALONSO

El extremo canario, alejado de la competición desde marzo, completó una exigente y larga sesión que contó con nutrida presencia del filial

I. A. OVIEDO.

Las lesiones, caballo de batalla del Real Oviedo durante toda la temporada, comienzan a dar una tregua al conjunto carbayón para alivio de Sergio Egea. El entrenador argentino trabajó ayer con toda su plantilla al completo en una exigente sesión y larga sesión que completó Omar Ramos, que enfila la recta final de su regreso a la competición.

El extremo tinerfeño ya ha dejado atrás la rotura fibrilar en el semitendinoso del muslo derecho sufrida el pasado mes de marzo y trabaja al mismo ritmo que sus compañeros para poder reaparecer en el tramo decisivo del campeonato. Sin continuidad por culpa de las lesiones desde su desembarco en el Carlos Tartiere, el insular se prepara para poder engrosar en Málaga su contador de minutos, detenido en 158 tras ser sustituido en el último tercio del duelo contra el Mallorca en su segunda titularidad como oviedista.

Inmerso en esa cuenta atrás, completó un largo entrenamiento que combinó la exigencia física, con circuitos dirigidos por el preparador físico, Nacho Gonzalo, y el readaptador, Michi Menéndez, antes de que Egea tomase las riendas para tratar de ahondar en su propuesta futbolística. «Nadie baja la cabeza, nadie se lamenta», les indicó el bonaerense a sus jugadores tras algún error en el pase. Una falta de precisión que les instó a superar con atrevimiento y haciendo hincapié en la presión tras pérdida. Con los futbolistas del filial Josín, Jero, Javi Hernández, Jimmy, Viti y Steven a sus órdenes, el técnico azul dirigió una sesión que no completó Forlín, con menos ritmo por los problemas físicos que le han impedido entrar en las convocatorias de las últimas semanas. El entrenamiento concluyó con un partidillo en espacios reducidos en los que habituales titulares y suplentes se entremezclaron ordenados en torno al 4-4-2.