Elías pide «autogestión» al club

César Martín, Michu (tapado), Fernando Corral (de espaldas) y Menéndez Vallina. / SEMEYAPRESS
César Martín, Michu (tapado), Fernando Corral (de espaldas) y Menéndez Vallina. / SEMEYAPRESS

El máximo accionista del Real Oviedo reclama «un paso al frente» al consejo de administración para suplir la salida de Joaquín del Olmo

M. SUÁREZOVIEDO.

El presidente del Real Oviedo, Jorge Menéndez Vallina, fue el encargado de comparecer ante los medios tras la salida de Joaquín del Olmo del club. El ovetense lo hizo junto al nuevo asesor del Grupo CARSO en Oviedo, Federico González, tras una reunión que se alargó casi una hora entre el equipo, el consejo, la secretaría técnica, Lalo Rergis y el propio González.

«Estamos aquí para trasladar tranquilidad. Queremos agradecer a Joaquín todo lo vivido en estos años y transmitir a la plantilla y al resto de trabajadores tranquilidad, porque estamos trabajando para hacer todas las mejoras necesarias», explicó en primera instancia el presidente azul.

Vallina recalcó que la principal petición del máximo accionista del club, Arturo Elías, estriba en que el consejo «dé un paso al frente» y supla con de esta forma la ausencia de Del Olmo al frente de la estructura del club carbayón.

«Arturo quiere que ayudemos en todo lo posible y que nos volquemos con todo esto. Nos transmite su ayuda desde México y que, para lo que necesitemos, está a nuestra disposición, y eso hemos querido trasladar a la gente», aclaró el ovetense.

El presidente dio naturalidad a la llegada de Federico González al club, una figura que, matizó, «estaba previsto que llegase».

«Tiene mucha experiencia y siempre es importante con ese indudable conocimiento y experiencia, y es de agradecer que Arturo nos lo mande porque creemos que va a aportar mucho al Real Oviedo», sentenció el representante oviedista.

Vallina no aportó detalles sobre la marcha de un Joaquín del Olmo que, durante la jornada del miércoles, estuvo en las instalaciones del club ultimando los detalles de su salida, prevista para dicha fecha.

«Hablé con Arturo sobre el tema, lógicamente con Joaquín teníamos relación todos y nos ha pedido respeto respecto a la decisión y a la situación personal que la motiva. Solo pregunté por si se le podía ayudar en algo. Joaquín tenía una responsabilidad sobre todas las parcelas del club y queda ese hueco, nuestra responsabilidad ahora es esforzarnos todos para resolver el problema que ha surgido», añadió el ex concejal de Deportes del Ayuntamiento de Oviedo.

Vallina señaló que la estructura del club «es suficientemente profesional» como para detectar las necesidades del equipo y trasladárselas a Arturo Elías.

«Hay que analizar todo y seguir trabajando. Lo más urgente es salir de los puestos en los que estamos en lo deportivo. El propio Arturo nos ha dicho que le mostremos las necesidades que hay y él nos ayudará en la medida de lo posible a resolver esa situación», aclaró.

Más Real Oviedo

Medidas inmediatas

El presidente del Real Oviedo descartó que se esté buscando un sustituto para la figura de Joaquín Del Olmo, y avanzó que las medidas más inmediatas pasan por la autogestión. «Estamos prácticamente todo el día reunidos, Arturo nos ha pedido una mayor implicación y sin duda la vamos a dar. Nos tenemos que desdoblar y que nadie dude que lo vamos a hacer. La idea es autogestionarnos, aprovechar lo que tenemos en casa y reforzar el ámbito que sea necesario», matizó el ovetense.

En la parcela deportiva, el presidente del club azul aclaró que son Javi Rozada como entrenador, y Michu y César como parte de la secretaría técnica quienes sigan con el trabajo pertinente.

«Javi Rozada tiene el beneplácito del consejo y de la secretaría técnica. Todos estamos de acuerdo con que había hecho un gran trabajo con el Vetusta y que era el indicado para asumir las riendas. La mejora está ahí. Hay gente de sobra en la parcela deportiva y Michu está al cargo de todo eso, sabe lo que hacer y está en coordinación con el resto de las entidades», afirmó el propio Vallina.

La reunión entre todos los estamentos del club retrasó casi una hora el inicio de un entrenamiento en el que Michu estuvo presente, como es habitual. La sesión de trabajo puso el broche a una jornada de entrenamiento -la única a puerta abierta de la semana- marcada por lo extra deportivo.