«El ADN de este equipo es no perder nunca la fe»

Mossa, durante un ejercicio de la parte inicial de la sesión. / E. ALONSO
Mossa, durante un ejercicio de la parte inicial de la sesión. / E. ALONSO

Mossa señala que los azules no son «menos que nadie» y destaca la importancia del factor mental para lograr el objetivo en la recta final

I. ÁLVAREZ OVIEDO.

«Estamos convencidos de que podemos competir contra cualquiera». La proclama la entonó ayer Mossa, que aboga por encarar los últimos metros del maratoniano recorrido de la Segunda División con mentalidad positiva y ambiciosa, sustentada por ese espíritu combativo que lleva al conjunto carbayón a no amilanarse ante las adversidades e intentarlo siempre hasta el final.

«El ADN de este equipo es no perder nunca la fe. Podemos estar mejor o peor, pero nunca hemos perdido la cara a los partidos y siempre hemos peleado hasta el final», expuso el lateral, que tras cumplir su encuentro de sanción el pasado domingo ante el Granada, volverá a estar el próximo lunes en Málaga a disposición de Sergio Egea, que le transmitió su confianza desde el primer día. «Intento devolvérsela en cada entrenamiento para que vea que estoy preparado y ayudar al equipo en lo que sea», aseveró.

Sin obviar que el objetivo del conjunto carbayón es sumar siempre de tres en tres, el lateral izquierdo abogó por dar valor al empate cosechado en la última jornada. «El año pasado con ese punto hubiésemos estado dentro y ahora no sabemos de aquí a cinco semanas qué va a pasar», argumentó el de El Puig de Santa María, consciente de que los azules afrontan en La Rosaleda un duelo complicado que insta a encararlo con ambición. «Vamos a un campo donde a priori tienen que ascender directos. Es de los más importantes de la categoría, pero nosotros no somos menos que nadie», proclamó el valenciano, que precisó que cuentan con las armas y la confianza necesaria para llevarse la victoria de tierras andaluzas.

«Queremos competir para meternos. Ese es el primer paso. Quedan cinco partidos, quince puntos», expuso, con la convicción de que el factor mental será capital en esa lucha y quien lo domine elevará sus opciones de llegar a buen puerto. «Más allá de que el juego sea más bonito o menos, lo más importante son los puntos. Ya no hay margen de error y los equipos que sean más fuertes en las últimas jornadas van a ser los que aspiren a esas plazas», argumentó el lateral. «Cada temporada es distinta. El año pasado tuvimos nuestras opciones y ahora tenemos otras. Lo importante es que cuando llegue la última fecha tengamos posibilidades de estar dentro y ser capaces de meternos, porque al final es el objetivo que tenemos», expresó antes de proclamar que no deben recordar los precedentes negativos de los últimos desenlaces de campeonato.

«Tenemos que tener la mentalidad de que somos un equipo ganador y tenemos que ir a cada partido a ganarlo», proclamó el defensor, que vive su segunda temporada en la capital del Principado. Con la convicción de que «el nivel de la categoría ha subido», destaca la importancia del colectivo por encima de lo individual. «Llevo bastantes minutos esta temporada y ahora le está tocando a otros compañeros. Lo importante no soy yo, es el grupo y sobre todo el Oviedo, que seamos capaces de sumar nuestro granito de arena en el rol que nos toque, porque cada minuto que juegue un jugador puede ser el decisivo y el que nos meta en el 'play off'», concluyó.