Real Oviedo

«El equipo ha sufrido una metamorfosis como visitante y eso te hace ser optimista en cualquier campo»

«El equipo ha sufrido una metamorfosis como visitante y eso te hace ser optimista en cualquier campo»
SEMEYAPRESS

«El míster entendió que debía calmar un poco los ánimos y me fui a entrenar al campo anexo», señala Christian Fernández sobre un roce ya zanjado

Iván Álvarez
IVÁN ÁLVAREZ

Debido al aumento del caudal del río Nora por las fuertes lluvias que provocaron inundaciones en El Requexón, la primera plantilla del Real Oviedo ha trasladado el entrenamiento de esta mañana al campo de hierba sintética de las Instalaciones Tensi con la vista puesta en el duelo del viernes (21 horas) en La Romareda. «Al final no son las condiciones ideales para trabajar, pero hay que adaptarse a lo que hay, pensar en Zaragoza y seguir defendiendo esta bonita racha que hemos cogido en 2019», ha expuesto Christian Fernández, que vuelve a estar a disposición de Juan Antonio Anquela tras cumplir su encuentro de sanción la pasada jornada y aboga por aprovechar la inercia positiva de los azules a domicilio.

«El equipo ha sufrido una metamorfosis como visitante y eso te hace ser optimista en cualquier campo», ha proclamado el zaguero santanderino, con el anhelo de dar continuidad a una racha que ha permitido al conjunto carbayón «estar rozando esos puestos de 'play off' y poder pensar en cotas mayores». Una ambición que no está reñida con la cautela que propicia la igualdad de la categoría y la contundente derrota (0-4) sufrida en el encuentro de la primera vuelta en el Carlos Tartiere. «Al final el resultado adverso te hace ir aún más precavido si cabe a La Romareda, un campo difícil con un equipo necesitado y que seguramente contará con esa presión añadida del público», ha recordado el defensor, que considera que a pesar de que el conjunto maño cuenta con otro entrenador en el banquillo mantiene sus señas de identidad, plasmadas en sus jugadores de referencia.

«El Zaragoza seguirá siendo ese equipo juntito, de presión alta, que aprovechará sobre todo jugar al espacio con Marc Gual y sus dos referencias. Tanto Eguaras en el inicio de la jugada como en fase ofensiva Pombo son los dos baluartes a tener en cuenta y por donde pasará todo el peligro», ha explicado el santanderino, que ha asegurado que ya se ha dado carpetazo al roce que protagonizó con su entrenador.

«El míster nos exige al máximo en todos los entrenamientos y al final es lo que se va a plasmar el domingo. En ocasiones uno se toma las palabras al pie de la letra y en mi caso lo llevo al máximo exponente», ha precisado el veterano defensor, que ha señalado que «situaciones como las de ayer son típicas del fútbol, que pasan y seguirán pasando». «El míster entendió que debía calmar un poco los ánimos, me fui a entrenar al campo anexo y no pasó nada. Hoy total normalidad y en ese sentido no va a cambiar nada», ha apostillado.