El esqueleto azul queda intacto

El esqueleto azul queda intacto
Linares se despidió de la afición en el último partido de Liga, ante el Huesca. / HUGO ÁLVAREZ

El club mantiene a la mayoría de jugadores que han sido habituales para Anquela

Ramón Julio García
RAMÓN JULIO GARCÍAOviedo

El esqueleto del Real Oviedo para la próxima temporada está armado. Los jugadores que tienen asegurada su continuidad para la próxima campaña en el conjunto azul han sido esta temporada la base del equipo que ha utilizado Juan Antonio Anquela.

El objetivo del club es ahora mejorar la plantilla con la incorporación de jugadores que supongan un paso adelante en la calidad de la plantilla y que permitan al técnico tener más recursos a lo largo de un campeonato, que este año se acabó haciendo algo largo para alguno de los componentes del equipo.

Entre los jugadores que más minutos han jugado esta temporada solo hay dos que todavía no tienen cerrada su continuiudad: el defensa Christian Fernández y el delantero Miguel Linares. En el caso del primero las negociaciones para su renovación están abiertas y todo apunta a que se puede alcanzar un acuerdo, ya que el cántabro es un jugador del agrado de Anquela y cuya polivalencia ofrece muchos recursos al equipo, como se ha demostrado esta temporada, en la que ha sido el cuarto jugador más utilizado, tanto en el lateral izquierdo, como de central. Más complicada se antoja la continuidad de Miguel Linares, ya que el hecho de que Toché tenga contrato y que el técnico busca otras características para el ataque, le complican tener una oferta de renovación.

A lo largo de toda la recién concluida temporada, una alineación tipo del conjunto ovetense, podría considerarse la formada por: Alfonso; Carlos Hernández, Forlín, Christian Fernández; Diegui Johannesson, Folch, Rocha, Mossa; Aarón Ñíguez, Toché, y Saúl Berjón. Si finalmente, como parece Christian Fernández, sigue en el conjunto ovetense, el técnico podría tener a sus órdenes a todos estos jugadores cuando el próximo 9 de julio el equipo vuelva a los entrenamientos.

Más Real Oviedo

Una duda será la continuidad del centrocampista Rocha, que tiene contrato, pero que podría contar con ofertas del Almería y Mallorca, que le hagan salir del club, sobre todo teniendo en cuenta que se buscan refuerzos para esa parcela y uno de los primeros en llegar será el medio del Nástic Tejera, que juega en la posición del extremeño.

La intención ahora del club es ir mejorando todas las líneas con jugadores que puedan directamente ser titulares o, al menos, disputar la titularidad a todos los componentes de la plantilla.

En la portería, confirmada la marcha de Juan Carlos, se busca un meta que compita con Alfonso, que ha dejado muy buenas sensaciones a medida que pasaban los partidos. El objetivo es un meta de envergadura y que pueda ofrecer prestaciones diferentes al toledano.

Los objetivos para la defensa son un central, que complemente a los que hay, ya que el club ya ha comunicado a Verdés que no entra en los planes del técnico para el próximo curso, pese a tener contrato. Algo parecido podría suceder con Cotugno, por lo que se buscaría un refuerzo para esa parcela.

En el centro del campo, junto a Folch y la casi segura presencia de Tejera se buscará otro futbolista. En esa posición, en determinadas circunstancias, podría actuar Forlín, en caso de buscar contundencia en esa posición.

Un jugador de banda derecha que compita con Aarón Ñíguez es otra de las pretensiones del conjunto ovetense. Mientras que para el costado izquierdo se busca refresco para Saúl Berjón, que es piedra angular del equipo, pero necesita recambio para una temporada larga.

Además, de la llegada de Boateng para la mediapunta, y la opción de que pueda ser utilizado como mediocentro, el ataque azul necesita dos nuevos efectivos que se complementen con Toché. El murciano es un hombre con buen remate, pero se busca ahora movilidad y velocidad.

Síguenos en

 

Fotos

Vídeos