Una fortaleza por reconstruir

Una fortaleza por reconstruir
Carlos Hernández obstaculiza a Jack Harper en el último duelo disputado en el Tartiere. / P. LORENZANA

Tercer mejor local el pasado curso, el Oviedo acumula este siete puntos menos en el Tartiere

IVÁN ÁLVAREZOVIEDO.

A las puertas del ecuador del campeonato liguero, el Real Oviedo afronta un momento importante para afianzar su progresión clasificatoria y recortar distancias con el pelotón de cabeza. Tras finiquitar en Soria una sequía de más de tres meses y medio sin victorias a domicilio, el conjunto azul regresa a su feudo con el propósito de refrendar el buen resultado obtenido en Los Pajaritos para mantener el rumbo firme y encadenar dos victorias, algo que solo ha logrado esta temporada a finales del pasado mes de noviembre.

Esa discontinuidad en los resultados positivos que está frenando el vuelo del conjunto carbayón representa una de las principales preocupaciones de Juan Antonio Anquela esta temporada y tiene su reflejo en su bagaje en el Carlos Tartiere, pilar sobre el que ha cimentado su estancia en la primera mitad de la tabla desde su regreso a Segunda. Ese mantra futbolístico de asegurar los puntos en su feudo para mantener las aspiraciones clasificatorias, la hoja de ruta del conjunto carbayón en la campaña del estreno en su banquillo del técnico jienense, no está teniendo continuidad en la presente campaña, en la que han volado catorce puntos del municipal ovetense en la primera decena de encuentros.

Frenados por los postes en la última cita como anfitrión antes del parón navideño, saldada con un empate sin goles ante el Málaga, los azules habían sido derrotados catorce días antes por el Almería, que les hizo pagar un alto precio por cuatro minutos de desconexión para impedir que enlazasen su tercera victoria como locales. Dos reveses que el conjunto carbayón espera enmendar mañana (20.30 horas) frente al Tenerife, un adversario atascado en los choques a domicilio. El conjunto insular forma junto al Córdoba ese reducido grupo de equipos que no conoce el triunfo lejos de su estadio esta campaña y cuenta con el tercer peor balance como visitante de la categoría, con apenas cinco puntos sumados.

Más Real Oviedo

Desde la llegada de Juan Antonio Anquela al Carlos Tartiere, el conjunto carbayón nunca ha encadenado tres choques como local sin victorias y luchará por prolongar esa estadística cosechando el primer triunfo del año en su feudo antes de afrontar dos encuentros consecutivos como visitante frente al Extremadura y el Zaragoza. Los de Almendralejo y los maños, con un desarrollo de partido totalmente opuesto, arañaron puntos en la capital del Principado en el tramo inicial del presente campeonato, en el que Elche también fue capaz de obtener botín (1-1) ante los desajustes oviedistas.

En el podio de los mejores anfitriones las dos temporadas previas, la cosecha azul en su estadio es siete puntos inferior al pasado curso a estas alturas, cuando ya habían obtenido 23 de los 46 que terminarían sumando. Un balance superior (en dos puntos) al presentado en el curso a las órdenes de Fernando Hierro, en el que los tres equipos que terminarían dando el salto a Primera claudicaron sobre el césped del Tartiere como este curso lo hizo el Albacete, que perdió en tierras asturianas su condición de invicto y actualmente presenta unos números que le convierten en el segundo visitante más incómodo de la categoría de plata del fútbol español.

Ese carácter incómodo para el adversario, pero en su hogar deportivo, es el que pretenden recuperar los azules para volver a hacer del Carlos Tartiere una fortaleza de la que cueste salir indemne para volver a impulsarle en la lucha hacia el 'play off'. Para evitar la primera vuelta del campeonato menos prolífica como local desde su vuelta a Segunda División, el conjunto dirigido por Juan Antonio Anquela necesita derrotar mañana al Tenerife. Recuperar su fiabilidad como local es una de las premisas fundamentales para estabilizar el crecimiento de los oviedistas, a tiempo de encontrar equilibrio en sus resultados para invertir el desenlace de las campañas previas.

Síguenos en: