'La pantera' quiere volver a rugir

Ibrahima Baldé, durante su presentación en el Carlos Tartiere./HUGO ÁLVAREZ
Ibrahima Baldé, durante su presentación en el Carlos Tartiere. / HUGO ÁLVAREZ

El delantero Ibrahima Baldé llega al Real Oviedo con el objetivo de volver a disfrutar del fútbol

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

En un más que correcto castellano, aunque con algún deje de su paso por Argentina, Ibrahima Baldé dejó claro ayer en su presentación como jugador del Real Oviedo que llega con la ilusión de volver a ser aquel jugador al que en sus inicios en el Atlético de Madrid apodaron como 'La pantera'. El nuevo delantero del conjunto azul, muy sonriente en todo momento y con la ilusión por el nuevo reto marcado en la cara, explicó que aceptó la oferta del conjunto oviedista antes que otras por su relación con el secretario técnico, Ángel Martín, y su ilusión de regresar al fútbol español. Factores que pesaron más que el aspecto económico.

En ese sentido, el jugador fue muy claro y explicó que tuvo «la oportunidad de ir a otros clubes, pero le debo mucho a Ángel», en referencia al secretario técnico azul, con el que coincidió en Osasuna, una etapa en la que el delantero senegalés tuvo un papel destacado en el conjunto navarro y logró siete goles en la máxima categoría. Además, el futbolista, que se inició en el fútbol argentino y luego pasó por la cantera del Atlético de Madrid, fue contundente al afirmar que «no estoy aquí por el dinero». A continuación añadió que lo que quiere es «disfrutar del fútbol. Quiero volver a ser como me decían antes 'la pantera' y ojalá aquí llegue a ese nivel», sentenció.

El séptimo fichaje del conjunto carbayón para la próxima temporada insistió en la ilusión que le hacía volver a España, por lo que dijo sentirse «muy agradecido al club por estar aquí». «Estoy muy feliz por el esfuerzo que ha hecho el club y Ángel Martín que me ayudó mucho», manifestó. «Cuando tuve la oportunidad de venir al Real Oviedo no lo dudé», indicó el senegalés, que lucirá el dorsal 17 y el nombre de 'Ibra' en su camiseta.

«No estoy aquí por el dinero, quiero volver a disfrutar del fútbol y ser 'la pantera'»

El pasado sábado tuvo la oportunidad de conocer a sus nuevos compañeros en el entrenamiento matinal, mientras que por la tarde y ayer mismo trabajó en solitario en El Requexón. Las sensaciones sobre el equipo son muy positivas. «Todo ha ido muy bien. El otro día cuando llegué se ve que hay muy buen grupo y eso es importante, tener un buen grupo y gente sonriente». Algo a lo que él también va a contribuir, ya que dijo que su intención es «dejarlo todo en el campo para la afición y los compañeros».

En ese entrenamiento ha tenido la oportunidad de conocer al que será su entrenador, Anquela. «Me recuerda a 'Mendi' (por Mendilíbar, que fuera su entrenador en la etapa en el Osasuna), con ese carácter y esa gana de que el equipo vaya... Vamos a estar bien», comentó.

Más Real Oviedo

Aunque lleva cinco temporadas fuera de España, conoce la Liga y también la Segunda por su paso por el Numancia, donde jugó una campaña cedido por el Atlético de Madrid. «Jugué en Segunda, es una Liga muy competitiva, así que hay que estar preparados desde ahora para lo que venga», explicó. En este aspecto, como conocedor de Ligas como la rusa, francesa o rumana, Ibrahima se atreve a afirmar que la temporada que se avecina será de gran nivel. «Esta Segunda es como alguna Primera de algunos países de afuera, por eso no lo dudé cuando tuve la oportunidad de venir a competir aquí», señaló el delantero.

A la hora de hablar sobre sus características, lo que destacó es que es un jugador «al que le gusta ganar, entregado al cien por cien al equipo dentro y fuera del campo. Luego hay que tener suerte y que la afición nos apoye», recordó, aunque insistió en que «por mi parte siempre lo dejo todo en el campo». En cuanto a su posición concreta en el terreno de juego, señaló que «soy más de estar ahí arriba, para definir, para rematar y acabar».

También explicó que conoce cosas de su nuevo equipo por lo que ha visto por televisión. «Seguí algunos partidos cuando estaba Hierro de entrenador y me gusta porque el estadio es de Primera y ojalá salga todo bien y el futuro sea lo mejor para todos», indicó. Finalmente, sobre el retraso para llegar dijo que «es una larga historia». «La embajada, el Cluj, cosas que no se pueden decir. Gracias a Dios y a mi padre José (en referencia a su representante), al final se resolvió el problema», concluyó.

Síguenos en

 

Fotos

Vídeos