Ibrahima: «Lamento mucho el penalti, intenté aguantar y me equivoqué»

El delantero reconoció que intentó tapar todo lo posible a Ontiveros, un jugador sobre el que Sergio Egea ya les había advertido antes

M. SUÁREZ OVIEDO.

El delantero azul Ibrahima Balde fue protagonista involuntario del encuentro ante el Málaga por ser quien derribó a Ontiveros en el área en la acción que supuso el penalti y el primer gol local. El punta lamentó la acción y explicó que los jugadores estaban avisados de cómo jugaba «el 17» del conjunto malagueño. «Lo aguanté todo lo que pude y luego hice la falta. Lo lamento, pero no pienso mucho en ello. Hay que mirar hacia adelante y pensar en sacar todos los puntos posibles», comentó el africano.

El propio Ibra fue también quien sufrió la entrada de Bare, que le valió la expulsión al jugador del Málaga, pero que no sirvió para la remontada de los azules. «Veníamos de hacer un partidazo ante el Almería y un buen choque también ante el Granada. Contra el Málaga solo jugamos bien quince minutos y eso nos pasó factura. Estamos jodidos. Salimos siempre a ganar y nos equivocamos», admitió Ibra.

El atacante matizó que pese a ello el ambiente en el vestuario es ganador y explicó que han de ser los propios futbolistas quienes trasladen a la cancha esa confianza en sí mismos. «Todo empieza con nosotros, la afición tiene que ver que estamos vivos. Siempre hay que creer, pero todo depende de nosotros, que somos los que estamos en el campo», apostilló.

Ibra también apuntó a Egea como principal responsable de que los azules sigan confiando en sus posibilidades. El técnico incide en su idea de apostar por los suyos y, con vistas a recibir al Numancia, les ha recordado que pese al pinchazo son capaces de competir y ganar al cualquiera.

«Lo que queda hay que ir a muerte por nuestro propio orgullo, por el de nuestra gente y por el club. Somos profesionales y hay que respetar este escudo, competir hasta el último día, sumar doce puntos y luego esperar», concluyó Ibra.