Los primeros gemelos del Real Oviedo

Javi y Jorge Mier, en el entrenamiento de ayer. / E. A.
Javi y Jorge Mier, en el entrenamiento de ayer. / E. A.

El amistoso en Salamanca sirvió para ver por primera vez a los dos gemelos juntos en el primer equipo, un 'premio' para los Mier

M. SUÁREZOVIEDO.

El pasado miércoles, el técnico carbayón Sergio Egea sacaba de la partida al lateral, a Jorge, y a quince minutos del final daba la alternativa al mediocentro, a Javi. Era la primera vez que los hermanos Mier jugaban juntos defendiendo la camiseta del primer equipo de su ciudad. No hay precedentes además de otro par de gemelos que lo hiciera con anterioridad en un club como el Real Oviedo, que si ha visto pasar a diferentes hermanos por el club en diferentes etapas.

La misma familia Mier tiene en su haber ese logro ya que el mayor de los cuatro hermanos, 'Tato' Mier, también llegó a debutar con el primer equipo del Real Oviedo en un partido de Copa, allá por 2006. Precisamente es él quien mejor conoce qué supone para sus hermanos cada minuto en el primer equipo carbayón.

«Para nosotros verlos juntos es un orgullo y un disfrute, aunque sea un amistoso. Algún día se separarán, pero tanto tiempo juntos ya es un logro. Su evolución ha sido tremenda, hace nada eran cadetes y estaban jugando en el División de Honor y ahora con 20 años tienen la oportunidad de empezar a conocer qué es esto del fútbol profesional», explica Tato.

El ex jugador azulreconoce que ante cada buena noticia en su progresión deportiva son 'los gemes', como él los llama, quien más tranquilidad aportan. «Son maduros y pausados. Les delata la cara de ilusión con la que te cuentan cada vez que les llaman para entrenar con el primer equipo pero no se ponen nerviosos porque lo tienen todo muy claro y afrontan cada oportunidad como un premio», explica el mayor de los Mier.

Como hermano Tato tiene claro que deben disfrutary ser conscientes de que son unos privilegiados, y como jugador que pasó por lo mismo destaca que son dos jóvenes futbolistas que tras criarse viendo fútbol saben empaparse de todo.

«Tienen ejemplos de compañeros míos con condiciones que no llegaron, y otros que sin tantas, sí. Saben que no deben dejar los estudios y que una lesión o una decisión técnica cambia todo de la noche a la mañana», explica el ovetense.

Jorge tuvo la oportunidad de debutar en Liga tras varias jornadas viajando, y Javi aún la espera, pero todo ello, explica Tato, es otro aprendizaje impagable para sus hermanos. «Tienen suerte, esto se basa en defender a tu equipo, trabajar y ganarte tu oportunidad. Jorge debutó tras 9 o 10 jornadas, pero para un canterano cada minuto de esas convocatorias o de un entreno es una formación madurativa y mental que no se ve pero que es importante en su desarrollo. Ellos demuestran estar ahí haya minutos o no», concluyó Tato, que verá a sus hermanos disfrutando así en el Vetusta.