Marca Egea: ataque por bandas y remate por dentro

Sergio Egea en los primeros compases de la última sesión a puerta abierta. / ELOY ALONSO
Sergio Egea en los primeros compases de la última sesión a puerta abierta. / ELOY ALONSO

El técnico se muestra fiel a los partidillos preparatorios e incide en la movilidad en campo contrario para buscar remate y gol

M. SUÁREZOVIEDO.

El técnico del Real Oviedo, Sergio Egea, no esperó a la puerta cerrada para hacer los primeros ensayos respecto al debut liguero, y la última jornada a puerta abierta de la semana tampoco fue una excepción.

El argentino no solo practica abiertamente con tres hombres en mediocampo -Tejera, Lolo y Cortina-, sino que sigue siendo fiel a su idea de aprovechar el potencial por banda y los remates por el medio pese a tener la baja segura de Joselu y la presumible de Bárcenas, uno de los fijos en banda de la temporada pasada.

Egea hizo saltar a toda la plantilla al completo al terreno de juego para una charla táctica al inicio de la sesión. Tras finalizar la misma, y debido a sus respectivas lesiones, Joselu y Viti se retiraron al interior del gimnasio a continuar con sus recuperaciones, ya que ambos están descartados para el domingo.

El principio de la sesión lo hicieron con el grupo Lucas Ahijado y el propio Bárcenas, pero ni el lateral ni el extremo panameño parece que vayan a llegar a tiempo para la convocatoria del sábado. Los dos se ejercitaron minutos después al margen, bajo la tutela del readaptador físico Michi Menéndez. Parece complicado que en los dos entrenamientos que quedanalguno de ellos consiga un billete para La Coruña. En el lugar del canterano están Johannesson, previsible titular, y Nieto, que completó el trabajo grupal en todas las sesiones de la semana. En el caso del panameño, Egea tiene efectivos de sobra en banda y no arriesgará en principio con el internacional, que llegó el último a la disciplina azul tras un mes de vacaciones.

Las ausencias no condicionan la marca personal de Egea desde que iniciara la pretemporada: la búsqueda de centros al área desde las bandas aprovechando el potencial que el equipo tiene pegado a la línea de cal.

Ni siquiera cambiar el 4-4-2 por un nuevo dibujo con tres en el centro del campo y un solo punta varía esa intención de buscar remate en el área desde los costados.

Precisamente ese fue el ejercicio en el que más incidió el argentino además de en las correcciones tácticas durante los partidillos con los que siempre acaba las sesiones.

El cuerpo técnico trabajó la salida de balón abriendo juego a bandas para que tanto los hombres de izquierda -Christian, Berjón, Borja Sánchez y Mossa- como los que juegan por la derecha -Omar Ramos, Sangalli, Johannesson y Nieto- pusiesen balones al área.

Egea probó tanto con un punta como con duplas formadas por un lado por Ortuño y Obeng, y por otro por Ibra y Steven. El técnico no solo buscó el remate y la llegada de los máximos efectivos posibles al área, sino que insistió también en que sus delanteros jugasen de cara cuando recibiesen de espaldas para descargar el balón a la bandas. El objetivo del ejercicio fue favorecer en todo momento el desmarque de los extremos y las incorporaciones de los laterales en ataque cuando eso fuese posible.

Durante el partidillo final el propio Egea paró para corregir en un momento dado la tarea de Edu Cortina por delante de la defensa. El ensayo sirvió a su vez para que el supuesto equipo suplente demostrase su potencial y obligase al conjunto teóricamente titular a emplearse en su propio campo.