Real Oviedo | Champagne: «Desde los seis años convivo con el error»

Nereo Champagne se estira para detener un disparo durante el entrenamiento del conjunto azul en El Requexón./ELOY ALONSO
Nereo Champagne se estira para detener un disparo durante el entrenamiento del conjunto azul en El Requexón. / ELOY ALONSO

Con la motivación de las letras del grupo 'heavy' Almafuerte, ha dejado su portería a cero en más de un tercio de los partidos

IVÁN ÁLVAREZ OVIEDO.

En un país marcado por el éxodo futbolístico prematuro, a Nereo Champagne (Salto, Argentina, 1985) no le surgió la opción de colmar su ilusión de jugar en España hasta que se vio inmerso en la treintena. Su llegada a Leganés en enero de 2017 fue el fruto a la perseverancia, alimentada mediante innumerables horas escuchando la grave voz de Ricardo Iorio.

«Cumple sus sueños quien resiste», proclama en uno de sus temas el cantante de Almafuerte, el grupo favorito del guardameta del Real Oviedo. «El heavy ha acompañado siempre mi crecimiento profesional y ha sido de mucha ayuda», indicó el guardián de la portería azul en una entrevista al diario 'Olé', tras completar la machada de eliminar de la Copa del Rey al Real Madrid en el Santiago Bernabéu con él bajo palos en su segunda temporada al sur de la capital española.

«Vine con 32 años y estaba jugando en Olimpo, que estábamos peleando el descenso. Tener esa oportunidad para mí es impagable, por eso desde el día que vine aquí lo disfruto y trato de ver siempre la parte positiva», expuso en conversación con este periódico el bonaerense, que ayer volvió a dejar claro que no se va a arredrar ante el primer contratiempo que surja en un camino que tanto le ha costado trazar. «Uno no tiene que ser ni el mejor en los buenos momentos ni el peor en algún error puntual. Hay que darle normalidad», indicó sobre el último gol recibido, un disparo de Rafa Mir que se le escurrió de forma cruel en el tiempo añadido y firmó el empate de Las Palmas.

Fue la excepción dentro de una regla en el Carlos Tartiere establecida a base de destacadas actuaciones, con intervenciones providenciales con los duelos frente al Nástic y el Deportivo como ejemplos más recientes. «No se va a esconder, va a asumir su responsabilidad», aseguró ayer Iván Cuéllar, su compañero la pasada campaña en la portería del Leganés. «Desde los seis años que estoy debajo de los palos convivo con el error. Por suerte, con los años, uno cada vez lo asume mejor. Para lo malo y para lo bueno, uno tiene que aislarse y saber que hay que mejorar», expuso con una visión de la demarcación aplaudida por el cancerbero 'pepinero'.

«Está definiendo todo lo que puede sentir un portero, muy poca gente existe así», señaló el emeritense, que califica al oviedista como «un grandísimo profesional, compañero y persona». Paciente para aguardar por su primera titularidad liguera hasta la duodécima jornada del campeonato, Champagne ha precintado su meta en ocho de los veintidós partidos disputados hasta la fecha. Un rendimiento que no ha pasado desapercibido para la afición del conjunto carbayón, que le otorgó con sus votos el premio al Jugador 5 Estrellas del mes de marzo y coreó su nombre en el Carlos Tartiere tras la conclusión del último duelo.

Más Real Oviedo

Tremendamente agradecido por ese gesto de apoyo, el argentino indicó que lo concibe como «un respaldo» a todo el equipo por su generosidad en el esfuerzo vaciándose en busca de los tres puntos y recordó que «la palabra del hincha en el estadio es la que más vale ante lo bueno y ante lo malo». Los azules se han situado a tres puntos de las seis primeras plazas y en esa concurrida lucha por el 'play off', su guardameta cree que una de las principales ventajas oviedistas respecto al resto de aspirantes a esas plazas radica en la unión que percibe entre jugadores, cuerpo técnico, dirigentes y afición. «Las cuatro patas de la mesa que tiene que tener un equipo creo que en este momento tienen una comunión bárbara», expuso el arquero bonaerense, consciente de que esa buena sintonía entre todos los factores que envuelven al equipo no está presente en todos los candidatos a dar el salto a Primera División.

«Nosotros tenemos un plus, porque contar con el apoyo de la gente va a ser clave», indicó Champagne, consciente de la necesidad de mantener la calma en las duras y en las maduras. «Muchas veces en los buenos momentos se esconde la mugre debajo de la alfombra y en los malos reluce un poco más. Uno tiene que saber dónde está parado y darle normalidad a todas las situaciones», proclamó. «No llores ni mires atrás, la vida busca instruirte», canta su admirado Ricardo Iorio. Con 34 años cumplidos el pasado mes de enero, el guardián oviedista solo enfoca hacia un esprint final «hermoso de jugar».