El Nástic, un rival en horas bajas, pero que ha dado más de un susto a los favoritos

R. J. G. OVIEDO

El Nástic ocupa el penúltimo puesto de la clasificación, quitando al expulsado Reus, pero se trata de un equipo que en las últimas jornadas ha dado más de un susto, en especial a rivales de la zona alta de la tabla.

La última prueba de ello es la pasada jornada cuando se impuso al Albacete en el tiempo añadido, con un gol de penalti. Una medicina que ya probó en sus carnes el Real Oviedo en la primera vuelta, cuando cayó en la prolongación con un gol a balón parado.

Lo que tiene claro su técnico, Enrique Martín, es que el equipo no va a dejar de luchar hasta el final y tratará de apurar sus opciones de mantener la categoría.

Antes de ganar al Albacete, el Nástic sacó un empate de su visita a Riazor y también venció a Osasuna en la primera vuelta. A domicilio solo ha ganado en una ocasión, ante el Extremadura 0-1.

Uno de los datos que demuestra la inestabilidad del equipo esta temporada es que es el que más jugadores ha utilizado hasta ahora, con 40. Los que menos han usado son el Granada y el Reus, 22. En el Real Oviedo han jugado 26.

Los tarraconenses son el equipo con peor balance de goles de la categoría, ya que han recibido 42 y marcado solamente 17.

El próximo domingo en el Carlos Tartiere no estará el centrocampista Thioune, sancionado por acumulación de amonestaciones, y tampoco llegarán para el partido los lesionados Javi Márquez, Sebas Coris y Sun.