El Comercio
Real Oviedo

Real Oviedo 1-1 Cultural Leonesa

fotogalería

Encuentro disputado en el estadio Carlos Tartiere. / Mario Rojas

  • Primer empate del conjunto azul en el Carlos Tartiere tras un encuentro en el que hubo poco juego

El Real Oviedo no pudo pasar del empate ante la Cultural Leonesa, en un partido en el que se adelantaron los visitantes y Borja Valle empató al borde del descanso. Los de Sergio Egea estuvieron bastante espesos y además se encontraron con un conjunto leonés muy bien plantado en el campo.

El técnico azul se decidió por los habituales, con la presencia de Diegui Johannesson en el lateral derecho en sustitución de Nacho López. El resto del equipo fueron los que vienen jugando habitualmente, con la vuelta de Héctor Font a la media punta. En el caso de los últimos fichajes, Charli estaba en el banquillo, mientras que Dioni no entró entre los 16 convocados.

El campo, lejos de lo que se esperaba, presentaba un aceptable aspecto, en buena medida gracias a los trabajos que los operarios hicieron antes del inicio del encuentro y el balón rodaba bien en el inicio del encuentro.

El partido comenzó como la mayoría de las veces en el municipal ovetense, con los azules como dueños del balón y teniendo el control del juego, aunque en zonas alejadas de la portería de Leandro, en buena medida gracias al orden y trabajo de los hombres de Javier Cabello.

Los azules se acercaban a la portería leonesa, pero sin demasiado peligro. La primera ocasión fue en un centro de Diegui Johanneson, pero Linares, muy forzado, remató fuera.

El partido no tenía mucho ritmo y los minutos iban pasando sin pena ni gloria, con el Oviedo mandando, pero sin demasiada profundidad. Los de Sergio Egea lo intentaron desde lejos, con un disparo de Dani Bautista que estuvo a punto de tocar Linares, pero Leandro no tuvo problemas para detener.

En su primera aproximación con cierto peligro los visitantes se adelantaron en el marcador. Un balón a la espalda de la defensa dejó solo a Peláez delante de Esteban al que batió con un disparo cruzado.

Los locales, que creían tener el encuentro controlado el partido se veían por detrás en el marcador y con la necesidad de remontar.

Borja Valle lo intentó con un disparo lejano de Borja Valle, pero fue más clara una ocasión en la que el berciano centró al área y Linares, ganado la espalda al defensa remató de cabeza alto.

Los azules comenzaron a apretar más en la recta final de la primera mitad. La Cultural cada vez tenía más problemas para salir de su campo y el peligro comenzaba a ser cada vez mayor para Leandro. El empate llegó con el tiempo cumplido, cuando Susaeta botó una falta lejana que el portero de la Leonesa rechazó, pero Borja Valle, muy atento, aprovechó el balón suelto en el área pequeña para mandar al fondo de la red y empatar el encuentro.

El empate hacía justicia a lo visto en el campo, con un Oviedo que tuvo más oportunidades y control del juego, aunque sin demasiada verticalidad, pero también para una Cultural muy ordenada y que logró algunas buenas combinaciones para salir jugando.

En la reanudación el equipo de Sergio Egea salió con más intensidad y a buscar el partido, pero tampoco tuvo mucha claridad de ideas a la hora de combinar en el centro del campo y la mayor parte de las acciones se estrellaban contra la defensa de la Cultural que realizaba un buen trabajo en la presión desde la salida de balón de los azules.

Linares volvió a tener una buena oportunidad en un saque de esquina que botó Susaeta, pero su remate de cabeza salió demasiado cruzado. El propio Susaeta estuvo a punto de marcar en un lanzamiento de falta, pero su lanzamiento salió ligeramente desviado de la portería leonesa.

El conjunto azul seguía espeso y eso animó a los visitantes, que se animaron a atacar un poco más y comenzar a acercarse a la portería de Esteban. El resultado fue que el encuentro se abrió un poco más y se volvió de ida y vuelta. El técnico local dio entrada a Sergio García por Susaeta para tratar de aprovechar la velocidad del zamorano en la banda derecha.

Sin embargo, el partido decayó de ritmo en la fase final, con numerosas interrupciones, lo que no permitía a los locales crear peligro.

directo