El Comercio
Real Oviedo

Victoria para un Real Oviedo superior en Tenerife

fotogalería

Los jugadores del Oviedo celebran uno de sus goles.
  • Los de Sergio Egea fueron superiores al conjunto canario y dominaron todo el encuentro y pudieron incluso tener una ventaja mayor

El Real Oviedo cerró hoy una semana magnífica con una contundente victoria ante el Tenerife, por 0-2 con goles de Linares y Borja Valle. Los de Sergio Egea fueron superiores al conjunto canario y dominaron todo el encuentro y pudieron incluso tener una ventaja mayor. Los azules presionaron bien arriba y volvieron a ser muy eficaces en las acciones a balón parado.

La alineación del conjunto azul presentó como principal novedad la presencia de Omgba. El técnico optó por formar con 4-1-4-1, con Jon Erice por delante de la defensa, y la otra línea de cuatro con Susaeta y Hervías en las bandas y Ogmba y Borja Valle por el centro.

Los ovetenses dominaron los primeros minutos y entraron al partido mejor que los canarios, que no eran capaces de salir de su campo. Los de Egea, presionaban arriba a los de Raúl Agne, que no eran capaces de tener el balón. El primer aviso azul llegó en un saque de falta que botó Susaeta y Erice, en fuera de juego, mandó al larguero de cabeza. Fue el preludio de lo que sucedería a los ocho minutos. Susaeta volvió a botar una falta y Linares llega al primer palo para rematar, de forma tan poco ortodoxa como efectiva para poner por delante a los suyos.

A la situación que el conjunto tinerfeño en la clasificación se unió la desventaja en el marcador, con lo que los nervios se adueñaron de ellos y el Oviedo se hizo dueño del encuentro. Los azules robaban arriba y conseguían que Esteban apenas tuviera trabajo. La línea de presión de los azules, alejada de su área, impedía cualquier jugada de peligro local.

Además, esos robos en la zona de arriba creaban peligro, como por ejemplo, a los 21 minutos, cuando Borja Valle recuperó en campo local, se internó en el área y optó por disparar, aunque tenía a Hervías y Linares en el área. El baló lo acabó mandando a córner Dani.

El encuentro era un monólogo azul, aunque el Tenerife, en una acción aislada de una mala cesión a Esteban obligó al portero a salir del área para despejar. La réplica la dio Susaeta que se encontró con un balón en el área y disparó, pero Raúl Cámara tirándose al suelo despejó.

En la fase final de la primera mitad el conjunto azul dio un paso atrás y el Tenerife tuvo unos minutos en los que merodeó la portería de Esteban, aunque sin crear ocasiones. El Tenerife era entonces capaz de salir de su campo con el balón y superaba la presión azul, que era menos convincente y efectiva.

Al descanso se llegó con la victoria por la mínima de los azules, que pudo aumentar esa diferencia en la primera media hora en la que fue muy superior y jugó muy bien, pero al final acabaron cediendo demasiado terreno a un Tenerife, que estuvo contra las cuerdas en muchos momentos del encuentro.

El camerunés Omgba repitió su actuación en la Copa del Rey y su trabajo en la presión sobre la salida de balón del Tenerife fue una de las claves para que el equipo no sufriera después en defensa.

En la reanudación el Oviedo volvió a salir mejor, llevando la iniciativa en el juego y teniendo controlado el partido. Los de Egea eran conscientes de las urgencias de los locales y daban pausa al partido.

Igual que en el primer tiempo, a los ocho minutos el Oviedo volvió a marcar. En esta ocasión fue otra acción a balón parado, un saque de esquina de Susaeta en corto a Hervías, el balón le acabó cayendo a los pies de Fernández, que centró para que Borja Valle se adelantara a todos y cabeceara al fondo de la red.

El Oviedo tenía el partido controlado y el marcador hacía justicia a lo que se estaba viendo en el terreno de juego. Los azules eran mejores que un Tenerife que acusó los golpes y daba una sensación de ir pidiendo la hora, porque no eran capaces de crear peligro, mas que en algunas acciones aisladas.

Sergio Egea comenzó a dosificar al equipo y dio entrada a Toché en sustitución de Linares, que había hecho un buen trabajo y, además tenía una tarjeta amarilla. Además, el técnico se vio obligado a realizar otro cambio, ya que Borja Gómez sufrió una lesión muscular y fue sustituido por Jonathan Vila, que pasó a ocupar el centro de la defensa junto a David Fernández.

El Tenerife lo intentaba de forma estéril y hasta donde el Oviedo le dejaba. Un disparo lejano que Esteban mandó a córner fue una de las pocas aproximaciones locales. Los azules tenían el balón a placer a la espera de que pasaran los minutos para sumar la primera victoria como local, para ello Egea dio entrada en el campo a Edu Bedia.

En el descuento Esteban salvó un mano a mano con Lozano para evitar el sufrimiento final.

directo