El Comercio
Real Oviedo

El Real Oviedo empata ante el Mallorca (1-1)

  • Javi Ros marcó para los visitantes mientras que Toché lo hizo para los locales

El Real Oviedo empató con el Mallorca, 1-1, en un partido en el que los azules comenzaron muy mal, se pusieron por detrás en el marcador, pero supieron aprovechar una de sus pocas ocasiones para empatar. En la segunda mitad mejoró el Oviedo, pero no encontró el camino del gol. La alineación azul registró como principal novedad la presencia de Héctor Verdés en el centro de la defensa, en sustitución de Borja Gómez. El técnico dispuso el 4-1-4-1 que se esperaba con Edu Bedia y Susaeta en la media punta.

El Mallorca salió mejor que el Oviedo y tuvo el control del juego en los minutos iniciales ante un conjunto azul que deambulaba por el campo sin saber a que jugaba. El primer aviso lo dio Campabadal en un remate en buena situación, que mandó por encima de la portería de Esteban. El premio del gol llegó para los bermellones, ayer de blanco, en un balón de Sissoko, que sorprende a la defensa y aprovecha Javi Ros para batir a Esteban. Era el justo resultado a lo que se veía en el campo.

El equipo de Sergio Egea daba su peor versión y permitía al Mallorca tener la confianza que no tuvo en toda la temporada. En el centro del campo no se creaba juego, las bandas estaban bien tapadas y en los balones largos la ventaja era para la zaga, lo que arrojaba como resultado un equipo sin ideas y un Mallorca cómodo. La cosa pudo empeorar en una acción en la que Bianchi se plantó solo ante Esteban, pero el meta logró detener en dos tiempos. Los azules dieron por momentos la peor imagen de la temporada y la grada lo castigó con algunos pitos. El único recurso que les quedaba a los oviedistas era el balón parado y lo intentó en un par de ocasiones en buenos saques de Susaeta, que no encontraron rematador.

En la fase final de la primera mitad, el equipo tuvo una reacción, liderada por Susaeta, que bajó al pivote, y tiró del equipo. Un centro de Peña acabó en el poste tras pegar en un defensa, luego Toché no acertó a rematar en el área pequeña. La mejoría del juego azul tuvo su premio en un buen pase de Jon Erice a Toché que se adelantó a la defensa y batió a Wellenreuther, que iniciaba la salida. El empate con el que los dos equipos se fueron al descanso, no reflejaba lo que pasó en el campo, pero si lo que pasa en la clasificación. El Mallorca fue mejor, pudo dejar casi sentenciado el partido, pero perdonó y demostró porque es colista. Al técnico azul le gustaba tan poco lo que estaba viendo que en el descanso dejó en la caseta a Aguirre y dio entrada en su lugar a Cristian Rivera. Susaeta pasó a la derecha y Edu Bedia solo en la media punta.

Los azules mejoraron en la segunda mitad. El juego se comenzó a desarrollar en el campo del conjunto balear y el balón rondaba la portería, sin ocasiones claras, pero con frecuencia. El Mallorca se defendía y mandaba balones largos a Biachi como único recurso. El partido con el pase de los minutos se atascó en el centro del campo y estaba bastante igualado. El peligro por ambos lados llegaba en las acciones a balón parado que tampoco eran muy frecuentes.

Egea quiso dar frescura al centro del campo con Héctor Font, que sustituyó a Edu Bedia, luego la ovación de la tarde fue para el debut de Koné, que a los 77 minutos sustituyó a Toché. A falta de juego los minutos finales ganaron en intensidad y emoción por la incertidumbre en el marcador. Al final se repartieron los puntos en un partido que no pasará a la historia por su juego.

directo