Del Olmo se despidió en El Requexón de un cargo que quedará sin ocupar

Joaquín del Olmo, en el Requexón. / ELOY ALONSO
Joaquín del Olmo, en el Requexón. / ELOY ALONSO

El mexicano acudió el miércoles a las oficinas para despedirse y ayer hizo lo propio en el lugar de entrenamiento, donde se reunió con la plantilla

M. SUÁREZOVIEDO.

El asesor deportivo del Grupo CARSO, y hasta este lunes responsable de la gestión directa en el Real Oviedo, Joaquín del Olmo, formalizó su salida del club en las dos jornadas posteriores al anuncio oficial. Mientras que el pasado miércoles acudía por la tarde a las oficias de El Tartiere para despedirse del que ha sido su estadio durante los últimos cinco años, ayer hacía lo propio en El Requexón.

Del Olmo aprovechó que la primera plantilla y el cuerpo técnico estaban reunidos para formalizar su despedida de todos ellos, de forma discreta, alejado de los focos. Un actitud acorde con lo que ha sido su estancia en el club, siempre en un segundo plano públicamente.

El vestuario, en el interior de las instalaciones con motivo del visionado de vídeos previo a la sesión de trabajo en el verde, culminó así también un 'adiós' que oficialmente responde solo a motivos personales.

La salida de la que ha sido la cabeza visible del proyecto en Oviedo desde 2014 deja una cierta incertidumbre con respecto a la nueva manera de obrar de la entidad. La llegada del también asesor de CARSO, Federico González, no suple en ningún caso la salida de un Joaquín del Olmo que dirigía directamente la gestión interna del club.

Más Real Oviedo

La labor de González estará directamente relacionada con la gestión económica de todas las áreas. Pero, por el momento, la estructura deportiva y funcional que organizaba el propio Del Olmo quedará sin un responsable directo.

La posible llegada de un director deportivo, un nuevo responsable de confianza de CARSO o el paso al frente que Arturo Elías le ha pedido al Consejo, serán incógnitas a despejar en las próximas semanas.