«El Oviedo debe ser un club protagonista»

Sergio Egea pelotea con un balón en la sesión. / SEMEYAPRESS
Sergio Egea pelotea con un balón en la sesión. / SEMEYAPRESS

El argentino, que rechaza un Oviedo replegado que juegue a la contra, aboga por asumir riesgos jugando hacia adelante en busca del gol | Egea quiere un equipo muy ofensivo tanto de local como de visitante con el que enganchar cada jornada a la afición

MARÍA SUÁREZOVIEDO.

La pizarra del entrenador del Real Oviedo, Sergio Egea, contempla cambios de sistema, pero, de ningún modo, la puesta en marcha de un equipo que no esté a la altura de la institución. Para el exfutbolista, ese rendimiento pasa por ser siempre un equipo ofensivo y que no se esconda a la hora de manejar el juego. «El Oviedo es un conjunto que tácticamente puede defender al borde del área o jugar replegado y al contragolpe, pero creo que una institución grande como esta no debe jugar al fútbol así. Debe ser protagonista y atrevida», sentenció el propio Egea.

Para el técnico carbayón es importante dar dinamismo e intensidad al fútbol del equipo y para ello cuenta con que los propios futbolistas apuesten por jugar siempre en campo contrario. «Es cierto que asumimos riesgos, que es más fácil jugar de atrás para adelante porque luego los espacios son más pequeños, pero yo entiendo el fútbol así y la gente disfruta más viendo al Oviedo ir hacia adelante, buscando el arco contrario», matizó el argentino.

Egea se mostró contento con algunas fases de juego mostradas ante el Dépor. Pese a la derrota, el técnico dio especial importancia a la imagen del conjunto y al crecimiento de su fútbol, algo que aguarda ver especialmente en el Tartiere.

«Espero un equipo atrevido y que juegue en campo contrario. Vamos a ser muy ofensivos tanto de local como de visitante porque entiendo que hay que guardar un poco sin balón, pero a mí me gustan los jugadores que se atreven y presionan tras pérdida», avanzó el técnico.

La velocidad y la precisión en las asociaciones resultan, a su juicio, fundamentales para ofrecer un buen partido a la afición. Aunque espera la misma iniciativa tanto en Oviedo como lejos del Tartiere, el técnico tiene claro cómo debe sentirse cada rival que visite la capital asturiana. «Nuestro campo debe ser una casa segura, un fortín en el que se queden los puntos. Estadísticamente, en una liga de diez meses, arriba están quienes lo logran. Vamos a hacer que los rivales sientan el rigor que da el Tartiere. Que seamos impetuosos, atrevidos con el balón y ásperos sin ella», comentó el entrenador carbayón.

El argentino reconoció su predilección por el 4-4-2 para desplegar ese juego, pero explicó también que en España la mayoría de equipos disponen un 4-2-3-1 y que jugar con dos puntas implica el riesgo de perder el mediocampo.

«A mí me gustaría jugar con dos delanteros, pero soy de adaptarme a lo que tengo. A veces hay que ser inteligente. El fútbol español anda muy bien con pelota, pero hay que equilibrar y trabajar con y sin ella para recuperar cuanto antes», concluyó el entrenador oviedista.

Más