Real Oviedo

El Oviedo de Egea se perfila para Riazor

Los jugadores azules saludan desde el centro del campo al término del partido en Avilés. / J. PETEIRO
Los jugadores azules saludan desde el centro del campo al término del partido en Avilés. / J. PETEIRO

El técnico asume tras probar el trivote en Avilés que la baja de Joselu le aleja del 4-4-2 en La Coruña | El ensayo ante el Alavés fue el mejor partido de un equipo que tras seis duelos de pretemporada apunta a once en Liga con tres en mediocampo

MARÍA SUÁREZOVIEDO.

El Real Oviedo ha ido de menos a más en una pretemporada condicionada por la ralentización de las incorporaciones del mercado veraniego y la lesión de uno de los hombres llamados a marcar la diferencia: Joselu. La baja del delantero, que se vio obligado a pasar por quirófano debido a un pinzamiento en el menisco de su rodilla izquierda hizo que, a lo largo de pretemporada, los planes del técnico azul Sergio Egea fuesen cambiando.

Tras el último choque preparatorio, ante el Alavés, el argentino dejó claro que las circunstancias obligan ahora al equipo a pensar en poblar el centro del campo y llegar con gente desde atrás en lugar de apostar de inicio por el 4-4-2 que tanto gusta al técnico y que difícilmente ha podido probar a lo largo de estas cuatro semanas de trabajo. Al menos no con los efectivos de la primera plantilla con los que el técnico apunta a empezar a competir el próximo domingo ante el Deportivo de La Coruña (domingo, 18 horas).

Los dos primeros amistosos, ante el Vetusta y el Unionistas, acabaron con derrota y victoria por la mínima para los azules, pero si para algo sirvieron fue para ver la apuesta de Egea por la pareja Lolo-Tejera en mediocampo, por Lucas en el lateral derecho y por Alfonso en la portería, donde apunta a titular tras haber disputado minutos en todos los partidos a excepción de uno. Solo ante el Salamanca disputó los 90 minutos un Champagne que se incorporó tarde tras su lesión de rodilla.

Más Real Oviedo

En ataque en 4-4-2 con Joselu y Omar Ramos, Ibra o Steven al frente irrumpieron con fuerza, pero la baja del onubense dio lugar a que ante la Ponferradina, partido con victoria azul por la mínima también, cambiase sutilmente el dibujo. Entonces fueron Obeng y Borja Sánchez los encargados de darle protagonismo a un dibujo con un solo delantero y un mediapunta, el ovetense, por detrás. Sangalli y Berjón en las bandas, así como Lolo y Tejera en la medular fueron una constante en casi todos los encuentros. En Lugo, y solo durante la segunda mitad, Egea volvió a probar con Ibra y Steven en punta, pero el más destacado en esos minutos fue en ambos encuentros un sobresaliente Riki, que jugará con el filial.

Ante el Salamanca, y a una semana escasa de iniciar la Liga, el cuerpo técnico optó por dar minutos a los menos habituales. El encuentro, que terminó con victoria azul gracias a un solitario gol de Ibra, sirvió para inutir quienes serían de la partida en la derrota (1-2) ante el Alavés y, posiblemente, en el inicio de Liga. El trivote formado por Cortina por delante de la defensa, y con Lolo y Tejera por delante, firmó en el último amistoso los mejores minutos de juego del equipo. La irrupción de Ortuño en ataque, que debutó con gol, y las llegadas de Lolo, contribuyeron junto con las internadas de Sangalli a ver a un Oviedo ofensivo y con velocidad. Hombres como Mossa o Diegui, se postularon también como opciones para un debut al que otros efectivos como Ibra o Carlos Hernández llegan sin apenas rodaje por no ser una de las primeras opciones en sus respectivos puestos. El 4-1-4-1 ante el Alavés no sirvió para ganar el choque, pero sí para convencer a Egea de que poblar el mediocampo puede ser su mejor opción para sorprender en Riazor.