Real Oviedo: Un punto para seguir creciendo

Real Oviedo: Un punto para seguir creciendo
Gabriel Jiménez

Los azules estuvieron bien en la primera mitad, pero empeoraron en la segunda

RAMÓN JULIO GARCÍA

El Real Oviedo sumó un punto en su visita a Las Palmas, en un partido con dos tiempos muy diferentes, en el primero los azules estuvieron mejor, pero en el segundo estuvieron a merced de rival y puede considerar el empate como un buen resultado.

La única novedad que presentó en cuanto a nombres el once ovetense fue la entrada de Tejera en sustitución del lesionado Joselu. Sin embargo, lo que si cambió fue la disposición en el terreno de juego del equipo. Se mantuvo la defensa, con tres centrales y dos carrileros, pero el técnico optó por reforzar el centro del campo, con un trivote formado por Folch, como ancla, mientras que Tejera y Javi Muñoz estaban algo más adelantados. La única referencia ofensiva fue Ibrahima, para que Bárcenas se moviera por detrás del punta, con libertad para ir de una a otra banda y por el centro.

0 Las Palmas

Raúl Fernández (Nauzet, min. 42); David García, Deivid, Cala, Dani Castellano; Timor, Javi Castellano; Tana (Galarreta, min. 66), Maikel Mesa, Araujo; y Rubén Castro (Rafa Mir, min. 66).

0 Real Oviedo

Champagne; Christian, Alanís, Javi Hernández; Diegui (Viti, min. 90+1), Folch, Tejera, Javi Muñoz, Mossa; Bárcenas (Carlos Martínez, min. 82) e Ibrahima (Toché, min. 78).

Árbitro
Moreno Aragón, del Comité Madrileño. Amarillas a Rubén Castro, por parte de los locales; y a los visitantes Muñoz, Diegui, Folch y a Christian, en dos ocasiones por lo que fue expulsado (m. 90+2).
incidencias
Terreno de juego en buenas condiciones. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Salvador Mujica, exjugador del conjunto canario.

Los de Anquela salieron bien y antes de que se cumpliera el primer minuto ya dispusieron de una oportunidad para marcar. Una jugada por la derecha de Bárcenas y Diegui acabó con un centro al segundo palo, donde Mossa, en una situación inmejorable remató alto.

Esa jugada pareció una declaración de intenciones del conjunto azul que con Diegui y Mossa muy adelantados, iba a por el equipo canario a su campo y aprovechaba los costados para buscar la velocidad y centros al área.

Más información

Los azules parecía que tenían el partido controlado y mandaban, pero al estar adelantados, en un par de balones a las espaladas de los centrales pudo llegar el gol local. La ocasión más clara fue para Rubén Castro que se presentó solo ante Champagne, pero el meta argentino tapó bien y acabó despejando el disaparo del veterano delantero.

Los azules mandaban en el centro del campo, pero el peligro lo creaban con las incorporaciones por las alas, en especial por la derecha, donde Diegui encontraba la ayuda de Bárcenas con frecuencia.

La iniciativa era clara de los ovetenses, que en algunas ocasiones corrieron algunos riesgos que pudo aprovechar a la contra el conjunto canario. Las ocasiones llegaban a cuentagotas para los ovetenses las tuvieron Diegui y Alanís con sendos disparos desde la fronta, el primero se encontró con un defensa y el segundo lo mandó por encima del larguero. La réplica del conjunto canario la dio Maikel Mesa con un remate forzado que se marchó por encima de la portería defendida por Champagne.

El conjunto azul fue perdiendo profundidad por las bandas y eso dio un respiro a Las Palmas, que agradeció el alivio y trató de ganar algunos metros, aunque lo hizo sin peligro. En la fase final de la primeara mitad el equipo azul abusó del juego por el centro del campo, donde había un atasco importante de jugadores. Ibrahima apenas dispuso de ocasiones para rematar y estaba desasistido, ya que Bárcenas, que estaba llamado a ser su socio no acababa de asociarse con él.

El encuentro llegó al descanso con una de las versiones más valientes del Real Oviedo en lo que va de temporada. Poco antes Las Palmas tuvo que hacer su primer cambio por la lesión del portero Raúl Fernández, al que sustituyó Nauzet.

El paso por los vestuarios en el descanso pareció sentar mejor a los amarillos, que tuvieron un buen comienzo y se acercaron con peligro a la portería carbayona. Los de Paco Herrera tenían el balón y obligaban al conjunto ovetense a realizar muchas faltas, lo que se tradujo pronto en tarjetas amarillas para Javi Muñoz, Diegui y Christian.

Los de Anquela eran entonces un equipo demasiado largo, que no acertaba en la presión como había hecho en el primer tiempo y así llegaron algunos problemas. El Oviedo estaba en el alambre y el asedio canario era cada vez más insistente a base de balones colgados al área, saques de esquina y otras acciones a balón parado de las que los azules se defendían como podían, despejando en largo, pero sin ningún control.

A medida que pasaban los minutos, el punto empezaba a parecer un buen botín y así lo transmitió Anquela con sus cambio, retirando primero a Ibrahima para que entrara Toché y luego a Bárcenas para que entrara Carlos Martínez. Toché pareció ser objeto de penalti en un agarrón en

Sin embargo, en los minutos fianles el equipo dispuso de hasta tres saques de esquina, pero en ninguno de ellos fue capaz de rematar.

 

Fotos

Vídeos