El Real Oviedo vuelve a precintar su área

El Real Oviedo vuelve a precintar su área
Javi Hernández y Carlos Hernández, compañeros de zaga desde el primer minuto las tres últimas jornadas, durante un ejercicio de la sesión. / ELOY ALONSO

Imbatidos los dos últimos duelos de locales, los azules apenas concedieron tres remates a puerta

IVÁN ÁLVAREZOVIEDO.

Único equipo capaz de hacer pleno en 2019 y el que más puntos acumula en las tres últimas jornadas, el Real Oviedo se ha reconciliado con el marcador catapultado por el impulso de su retaguardia. Con más concesiones de las deseadas por Juan Antonio Anquela, los integrantes de su zaga se resarcieron en la parcela contraria a su radio de acción habitual al ponerle la firma a los goles del primer triunfo del año y reconstruyeron su muralla cinco días más tarde para dejar su portería a cero por sexta vez esta temporada.

Para alegría de su entrenador, los azules enmendaron los errores cometidos en Los Pajaritos y redujeron a un solo remate entre los tres palos el bagaje ofensivo del Tenerife el pasado sábado. «Quitando el partido del Numancia, la solidez defensiva ha sido mucho más alta y esa es la línea que tenemos que seguir en 2019», expuso ayer Carlos Hernández, integrante de un entramado defensivo que el aficionado oviedista ha comenzado a recitar de carrerilla las últimas semanas. Con él, Alanís y Christian Fernández como trío de centrales, Diegui Johannesson y Mossa en los carriles, con Ramón Folch y Tejera formando tándem en el doble pivote, el conjunto carbayón estableció una coraza capaz de blindar a Champagne en los dos últimos choques disputados en el Carlos Tartiere.

«Tenemos que ser sólidos y conceder poco», argumenta Carlos Hernández

Plagados de bajas, los oviedistas solo permitieron al Málaga disparar dos veces entre los tres palos en el último duelo de 2018 y el pasado fin de semana se volvieron a mostrar como ese conjunto aguerrido capaz de maniatar a su adversario, con los ocho protagonistas encargados de asumir el protagonismo defensivo las tres últimas jornadas. Un caparazón que deberá reconstruir este domingo Anquela, obligado a sobreponerse a la baja por sanción de Christian Fernández, tras Diegui Johannesson el defensa azul que más minutos acumula esta temporada.

Sin el zaguero cántabro, comenzarán la segunda vuelta del campeonato este domingo ante el Extremadura, el rival que hizo brotar una hemorragia a balón parado que los azules han logrado taponar a medida que se aproximaban al ecuador liguero. Con 139, el conjunto carbayón todavía es el undécimo equipo que más remates dentro del área recibe en Segunda esta temporada, pero sus dos últimos encuentros en el Carlos Tartiere, en los que bajó la persiana a su portería, ejercen como brújula defensiva.

Más Real Oviedo

«Es la línea que hay que seguir. Al final no es encajar poco, que es lo más importante, sino conceder poco», arguyó Carlos Hernández, que en el Francisco de la Hera no tendrá que batirse en duelo con el máximo artillero de la categoría, Enric Gallego, después de que en la mañana de ayer se hiciese oficial su fichaje por el Huesca. «Sabíamos que es un jugador importante para el Extremadura. Jugará otro que lo hará bien y nosotros tendremos que salir a hacer nuestro partido, que no será nada fácil», indicó el central oviedista apuntando a la trascendencia del delantero catalán, autor de una quincena de dianas y fuente del 54% de los goles del equipo de Almendralejo.

«Tenemos que ponernos el mono de trabajo, sabemos que es un campo difícil que no conocemos. Si el equipo está como en los dos últimos partidos va a dar la cara y se podrá sacar algo de allí», expuso Carlos Hernández, consciente de que los anfitriones hicieron claudicar en el Francisco de la Hera en dos de sus tres últimos duelos como locales a equipos del quinteto de cabeza de la tabla, pero con la confianza que otorgan a los azules su buen estado de forma y la recuperación de esa versión granítica. «Eso es lo que tenemos que intentar de aquí a final de temporada, ser sólidos y conceder poco, porque tenemos jugadores arriba que van a meter goles seguro. Esa es la línea que tenemos que seguir», arguyó el jienense, que con su regreso ha contribuido a volver a poner un precinto en torno a su área para que los azules vuelvan a mirar hacia arriba.

Síguenos en: