Las peñas del Real Oviedo consideran «vergonzoso» el trato recibido por los aficionados azules en el derbi

Aficionados del Real Oviedo, horas antes de que se disputase el derbi. /E. C.
Aficionados del Real Oviedo, horas antes de que se disputase el derbi. / E. C.

Uno de los aspectos que más molestó a los seguidores azules fueron lo cacheos a la afición en el estadio, cuando ya habían pasado controles en Oviedo antes de subir a los autobuses

R. J. G.

La Asociación de Peñas del Real Oviedo, Aparo, considera «vergonzoso» e «indignante» el trato recibido por los aficionados oviedistas el domingo en El Molinón y está estudiando la posibilidad de emprender acciones legales por lo sucedido.

El presidente de la asociación, Javier Pérez, explicó ayer a EL COMERCIO, que a lo largo de la jornada pusieron lo sucedido en conocimiento del club y también de sus abogados para que estudien si es suceptible de emprender acciones legales.

Uno de los aspectos que más molestó a los seguidores azules fueron lo cacheos a la afición en el estadio, cuando ya habían pasado controles en Oviedo antes de subir a los autobuses. «Es vergonzoso que se tengan que desnudar tres mujeres y quedar en sujetador para mostrar camisetas que no tenían ningún símbolo ofensivo y luego dentro del campo había banderas con insultos para Oviedo y sus aficionados», comentó el presidente de la Aparo.

También recuerda que «salimos cacheados del autobús, con dos policías en cada uno de ellos que nos tomaron los datos no nos dejaron entrar con bebidas y revisaron mochilas, bolsas y todo lo que llevaban».

En cuanto a las camisetas, algo que lamentó es que no se requisaran solo las que tenían algo relacionado con el grupo Symmachiarii «quitaron algunas del Fondo Norte, así como otros lemas nada ofensivos para nadie».

También se mostró molesto por las condiciones de la zona en la que les ubicaron, en especial para los que accedieron por la puerta 6 «en esa zona había un solo baño, con lo que las colas que se formaron fueron impresionantes. Además, no había bares donde poder comprar ni una botella de agua».

Javier Pérez entiende que lo sucedido es responsabilidad de la seguridad del Sporting, algo que considera vergonzoso cuando las condiciones en las que se produjo el desplazamiento cumplió el protocolo que se habían marcado en las reuniones previas. «El viaje en sí ya es lo suficientemente pesado como para que encima se tengan que soportar este tipo de medidas que son claramente excesivas para los aficionados», indicó el presidente de las peñas.

Por último, recordó que en el partido de la primera vuelta, la afición del Sporting «fue mucho más correcto y en unas condiciones mucho más cómodas».

Síguenos en: