«No queda otra que levantarse y tratar de ganar el domingo»

Jimmy presiona a Javi Hernández. /  ELOY ALONSO
Jimmy presiona a Javi Hernández. / ELOY ALONSO

Jimmy, que ayer recibió el premio al mejor de abril, cree que si suman cuatro victorias tendrán muchas opciones de meterse en el 'play off'

R. J. GARCÍA OVIEDO.

La plantilla azul trata de olvidar la derrota del lunes y ya piensa en el encuentro del próximo domingo ante el Numancia con el reto de lograr un triunfo que les permita seguir manteniendo las opciones hasta el final. El centrocampista Jimmy, que ayer recibió el premio al mejor jugador del equipo el pasado mes de abril, reconoció que la derrota fue «un palo muy gordo, el vestuario está muy dolido», pero tiene claro que «no queda otra que levantarse».

El canterano, que se ha asentado en el equipo en las últimas jornadas y acumula seis titularidades consecutivas, insiste en que toca pensar en que «el domingo hay otro partido y tenemos que seguir entrenando con la misma intensidad para conseguir los tres puntos, no queda otra». Además, no quiere tirar la toalla. «Ahora pasa todo por ganar este fin de semana y las cosas se verán de otra manera», señaló el ovetense, que considera que todavía no está nada decidido y que «seguro que habrá más sorpresas».

Para lograr el triunfo y pasar estos momentos difíciles considera clave «estar unidos». «Tenemos que estar con la afición y la afición con nosotros. Quedan cuatro partidos y todo es posible, si consigues tres puntos este fin de semana e igual todo se ve de otra manera», indicó para añadir que si se llega a los 69 puntos se puede aspirar al 'play off'.

En cuanto a su situación personal y el premio que recibió entiende que es gracias a la ayuda de los compañeros. También reconoce que es algo que «no me hubiese ni imaginado». «Tal y como estaban las cosas, en el Vetusta, el primer equipo estaba a un buen nivel, es difícil, pero en el fútbol nunca se sabe da muchas vueltas y al final aquí estoy», expuso.

Respecto a su renovación, dijo que está «muy contento de estar ligado al Oviedo tres años más, al club de mis sueños, al que soy aficionado desde pequeño, donde tengo familia y amigos». «Así que mejor imposible», proclamó antes de indicar que el acuerdo fue sencillo porque se ha sentido querido y quería estar en el club.

Jimmy está viviendo un buen momento y asegura que es «un privilegiado». «Considero que he cumplido mi sueño de jugar en el fútbol profesional, pero hacerlo con tu equipo, que eso lo hace muy poca gente, el orgullo es máximo», precisó. En cuanto a su integración en el primer equipo, bromeó diciendo que sus compañeros le llaman 'viejoven', lo que considera que se debe a que «tengo la cabeza amueblada y las cosas claras, gracias a ello estoy aquí».

Por último, se refirió a sus compañeros del Vetusta. «Creo que en el filial hay jugadores con mucho potencial, muy buenos jugadores, con la cabeza amueblada y con un gran trabajo día a día. Hay más jugadores que podrían dar el salto», concluyó.