El acierto vuelve a marcar la diferencia

El acierto vuelve a marcar la diferencia
Los oviedistas Champagne, Christian, Viti, Bárcenas y Javi Hernández hacen carrera en la vuelta a los entrenamientos. / ELOY ALONSO

El Real Oviedo no realizó en Soria su mejor partido, pero estuvo atinado en las áreas

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

El Real Oviedo de Soria no fue el mejor de la temporada, pero sumó los tres puntos. La diferencia estuvo en que los azules rentabilizaron al máximo sus ocasiones y contaron con la fortuna que en otras ocasiones les dio la espalda. Juan Antonio Anquela repitió el equipo como muestra de que estaba satisfecho con el juego y pedía el acierto que tuvo el equipo.

Los datos de posesión del partido dejan a las claras que el Numancia tuvo más el balón, el 66% del tiempo, pero ya había avisado el técnico azul en la previa del encuentro que ese es un dato relativo, ya que en Segunda División no se suele traducir en victorias.

Incluso hay una estadística más reveladora: el Numancia dispuso de once saques de esquina y no logró marcar, ni siquiera hacer mucho peligro, en ese tipo de acciones. El conjunto de Anquela lanzó cuatro veces desde el córner y marcó en dos ocasiones por medio de Carlos Hernández y Christian Fernández.

Más Real Oviedo

Lo que en una fase del campeonato fue una lacra para los azules, que en el Wanda Metropolitano perdieron de una forma similar a la que ayer les sirvió para ganar, con un saque de esquina en el último minuto, fue lo que les sirvió para reencontrarse con el triunfo cuatro jornadas después.

El equipo no cambió la forma de defender las acciones a balón parado, pero, con tres centrales de envergadura e incluso Javi Hernández, que a veces juega en esa posición, dominó las áreas y eso le bastó para ganar.

Sin embargo, Anquela no estaba satisfecho con el juego del equipo, en concreto con la falta de acierto en un par de contras que dispuso el equipo. Diegui Johannesson, Bárcenas y Joselu tuvieron la oportunidad de sentenciar en salidas desde atrás, pero hubo malas elecciones en los últimos metros que impidieron al conjunto azul tener un encuentro más cómodo.

Además, el equipo también careció en algunas fases, cuando iba por delante en el marcador, de la pausa necesaria para tener el balón y defender con la posesión, lo que le hubiera evitado el asedio a que le sometió el Numancia en varios momentos del partido.

En cualquier caso, lo que logró el equipo es volver de Soria con una inyección de moral para los próximos compromisos y poder seguir mirando más hacia la zona alta que hacia la baja. La sensación de que la fortuna ha cambiado con el nuevo año era la tónica en la expedición azul, que afronta el sábado la visita del Tenerife antes de jugar dos encuentros consecutivos como visitante: en Extremadura y Zaragoza.

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos