Real Oviedo

El Real Oviedo aguarda un milagro

Los azules necesitan derrotar a Osasuna y un tropiezo del Deportivo y del Cádiz para poder disputar el 'play off'. / ELOY ALONSO
Los azules necesitan derrotar a Osasuna y un tropiezo del Deportivo y del Cádiz para poder disputar el 'play off'. / ELOY ALONSO

Diegui, lesionado, se cayó ayer de una convocatoria en la que entran los jugadores del filial Josín y Edu Cortina y el delantero Toché | Los azules buscan una victoria ante Osasuna y que otros dos resultados les acompañen

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

El Real Oviedo llega a la última jornada de Liga con opciones de cumplir con el objetivo de meterse en el 'play off' de ascenso. La realidad, no obstante, es que las posibilidades de los oviedistas son escasas, ya que dependen primero de vencer esta tarde a Osasuna y que acompañen los resultados de Riazor y El Molinón. Los de Sergio Egea necesitan que el Córdoba, ya descendido desde hace varias jornadas y con una convocatoria de circunstancias, gane al Deportivo y que el Cádiz no gane al Sporting, pero sobretodo tienen la necesidad de sumar los tres puntos en El Sadar, donde Osasuna, con el ascenso ya sellado de hace varias jornadas no ha perdido en toda la temporada.

Los azules afrontan el partido de esta tarde con una convocatoria en la que hay seis jugadores del filial, ya que tras el entrenamiento de ayer se cayó de la lista el defensa Diegui Johannesson, que sufre una distensión en el abductor. Esa ausencia se suma a la de los lesionados Champagne, Forlín y Javi Muñoz, además de los sancionados Tejera y Joselu. La novedad en la lista de jugadores que ayer viajaron a Pamplona son los jugadores del filial Josín y Edu Cortina, así como el delantero Toché, que vuelve a una convocatoria varias semanas después.

El conjunto azul estará solo en El Sadar. Osasuna decidió no dar entradas para la afición oviedistas por haberlas solicitado fuera de plazo y ponerlas a la venta para sus aficionados, que vivirán la fiesta del ascenso esta tarde y, además, recibirán el trofeo como campeones de la categoría.

Con opciones

Los azules, por tercera vez desde su vuelta a Segunda, afrontan otra vez la última jornada con opciones de meterse en el 'play off', pero con remotas opciones, ya que dependen de otros dos resultados. En cualquier caso, Egea reiteró el jueves su confianza en que se puedan producir los resultados que necesitan en los otros partidos, por lo que en lo único en lo que se centra es en el encuentro de esta tarde en El Sadar y en buscar una victoria ante el campeón de Liga.

Más Real Oviedo

El técnico está obligado a realizar, al menos, dos cambios en el once en relación con el partido del pasado martes ante el Rayo Majadahonda. Uno será buscar un sustituto para Diegui Johannesson en el lateral derecho, para lo que las opciones son Carlos Martínez y Viti. En caso de que Egea se decante por el primero, sería su vuelta al once por primera vez desde la llegada del nuevo técnico, con el que habitualmente ha estado en la convocatoria, pero solo ha disputado un minuto en el partido frente al Almería.

El otro cambio obligado pasa por buscar un sustituto al sancionado Joselu en la delantera. En principio todo apunta a que será Ibrahima, ya que parece que el técnico volverá a apostar en el once inicial por el canterano Steven, que estrenó titularidad el pasado martes ante el Rayo Majadahonda.

El resto del equipo, salvo sorpresa, volverá a ser el mismo de las últimas jornadas. Alfonso repetirá en la portería, en sustitución del lesionado Champagne.

La defensa será la formada por Carlos Martínez y Christian Fernández en los laterales. Carlos Hernández y Javi Hernández ejercerán como centrales.

En el centro del campo las alternativas, con Tejera sancionado, son pocas y Jimmy formarán junto a Ramón Folch la pareja de mediocentros, con Omar Ramos en la derecha y Saúl Berjón en la izquierda. Los dos delanteros serán Steven e Ibrahima. En el banquillo estarán los jugadores del filial Gorka, Josín, Viti y Edu Cortina, además de Alanís, Mossa y Toché.

El conjunto azul se entrenó ayer por la mañana en el Carlos Tartiere y posteriormente emprendió viaje por carretera a Pamplona, donde llegó a última hora de la tarde.