Real Oviedo

Progresión oviedista sin gol

Progresión oviedista sin gol
INMANOL RIMADA

El conjunto dirigido por Anquela cayó ante el Alavés por la mínima y empató frente al Valladolid | Los azules, con más minutos para los que se presumen titulares, mejoraron su imagen y llevaron el peso del juego ante dos Primeras

Ramón Julio García
RAMÓN JULIO GARCÍAOviedo

Las conclusiones de los partidos de pretemporada suelen tener muchas trampas, no pasan de ser entrenamientos. Sin embargo, las sensaciones que ayer transmitió el Real Oviedo fueron positivas en cuanto a la evolución del juego del equipo. El Torneo Integra, ante el Alavés y el Valladolid, dos equipos que la próxima temporada jugarán en Primera, deparó a los oviedistas una derrota ante los vitorianos (0-1) y un empate sin goles frente a los pucelanos.

El equipo mostró buenas trazas y bastantes aspectos positivos. En defensa se mantuvo la solidez que quiere el entrenador y el único gol recibido llegó en una contra, tras sacar mal una falta. En el centro del campo el equipo tuvo el balón y lo movió con criterio, llevando el peso de los dos partidos disputados. La principal laguna fue la falta de acierto en las ocasiones de gol de las que dispusieron, que fueron varias.

En el aspecto individual, Saúl Berjón volvió a ser el jugador más desequilibrante, pero también Tejera estuvo especialmente activo en el centro del campo, tanto con balón como sin él.

Los azules afrontaron el primero de los partidos, ante el Alavés, con Champagne en la portería y una defensa de cuatro. En ella, Carlos Hernández y Christian Fernández fueron la pareja de centrales, con Carlos Martínez en el lateral derecho y Mossa en el izquierdo.

En el centro del campo Anquela formó un triángulo con Folch en el vértice inferior y Tejera y Boateng un poco más adelantados. Para el ataque Viti ocupó el costado derecho y Aarón Ñíguez el izquierdo, con Toché como delantero centro.

Más Real Oviedo

Los azules salieron entonados y antes de los dos minutos, tras una buena internada por la derecha, Tejera obligó a Sivera a desviar a córner en una buena intervención. El partido estaba igualado, con el balón casi siempre en el centro del campo, sin que ninguno de los dos equipos fuera capaz de crear ocasiones de peligro. En esa igualdad, los de Anquela tenían algo más de iniciativa y querían llevar el peso del encuentro, mientras que los de Abelardo buscaban aprovechar alguna contra para sorprender.

Como sucediera en la primera mitad del encuentro ante la Ponferradina, Aarón Ñíguez tuvo que abandonar el terreno de juego. En esta ocasión a los 17 minutos, al sentir unas molestias. Su puesto lo ocupó Saúl Berjón.

A la media hora de partido, los azules tuvieron una clara oportunidad tras una acción de Viti, que estuvo muy activo. El de Laviana peleó un balón en el área y Toché aprovechó el rechace para rematar con la puntera, pero el portero logró rechazar. Los azules estaban encerrando al Alavés en su campo y las ocasiones se empezaban a suceder, pero sin acierto.

Sin embargo, cuando más apretaban los azules llegó una contra, en la que Burgui se presentó solo ante Champagne y le batió con un disparo cruzado.

Los carbayones lo seguían intentando y un buen pase de Saúl Berjón dejó solo a Toché delante del portero, pero se le echó muy encima y le mandó el balón al cuerpo. Los de Anquela tuvieron alguna ocasión más, pero el empate no llegó y el Alavés se impuso, asegurándose así la conquista del torneo.

Pese a la derrota, el conjunto carbayón mostró una buena imagen y despachó uno de los mejores encuentros de lo que va de pretemporada, en especial teniendo en cuenta que enfrente tenía a un equipo de Primera División. El equipo apenas concedió ocasiones de gol y tuvo la iniciativa en el juego, disponiendo de ocasiones suficientes para haber logrado marcar.

En el segundo encuentro, ante el Valladolid, Anquela realizó cuatro cambios, dando entrada en la portería a Alfonso, mientras que Diegui Johannesson ocupó el lateral derecho, Yoel Bárcenas el extremo de esa banda y Steven la delantera. El resto fueron los mismos.

Al igual que sucediera en el enfrentamiento anterior, los oviedistas volvieron a llevar el peso del encuentro y dispusieron de las mejores ocasiones de gol. La primera en un disparo de Tejera que el portero mandó a córner y en el lanzamiento del mismo Carlos Hernández cabeceó ligeramente desviado.

Al igual que sucediera ante el Alavés, los azules tuvieron un contratiempo, ya que Ramón Folch se tuvo que retirar lesionado al cuarto de hora, momento que Anquela también aprovechó para dar entrada a Javi Hernández por Christian Fernández en el centro de la defensa.

El encuentro bajó algo de ritmo con el paso de los minutos, con el cansancio de los dos equipos y la falta de chispa propia de estas alturas de pretemporada.

Una vez más, el equipo azul volvió a tener en Saúl Berjón a su jugador más decisivo a la hora de desbordar y generar peligro. El ovetense, desde la izquierda, protagonizó dos de las jugadas más peligrosas del encuentro, pero ninguno de sus dos centros encontró rematador.

Los cambios que fue introduciendo Anquela hicieron que el poco ritmo del partido se fuera rompiendo, con lo que únicamente quedó la atención en alguna jugada aislada, por parte de ambos equipos. En las filas azules Bárcenas tuvo una buena ocasión cuando se presentó solo ante el portero, pero le tapó todos los huecos y acabó despejando con el cuerpo y evitando así el gol.

En el primero de los partidos el Alavés se impuso por la mínima al Valladolid, en un encuentro que se jugó siempre en el centro del campo, sin apenas ocasiones para ninguno de los dos equipos. El gol de la victoria llegó en una falta botada por Ibai que el lateral Nacho tocó lo justo para sorprender a su compañero Masip y decantar el encuentro para los de Vitoria. El Alavés se llevó la primera edición del Torneo con sus dos victorias por la mínima.

Síguenos en

 

Fotos

Vídeos