El Real Oviedo apunta para disparar «la última bala»

El Real Oviedo apunta para disparar «la última bala»
Christian Fernández trata de robar el balón en un rondo, con Hidi, Héctor Verdés y Saúl Berjón, de espaldas. / ELOY ALONSO

«Todo lo que no sea ganar, sería ponerle una losa definitiva a la temporada», reconoce Christian sobre el duelo del sábado

IVÁN ÁLVAREZOVIEDO.

Empujada al atolladero por el postrero gol de David Rodríguez que firmó su derrota en Pamplona el pasado sábado, la plantilla del Real Oviedo asume que un triple triunfo es la única vía de escape posible. «No vamos a ser ilusos ni ponernos una venda en los ojos, está claro que necesitamos los nueve puntos para conseguir el objetivo», señaló ayer sin ambages Christian Fernández, consciente de que un ligero desvío de ese camino marcado en su hoja de ruta impedirá a los azules cruzar la meta entre los seis primeros clasificados.

«Tras el varapalo de El Sadar, en el que había puestas muchas de las opciones de cara al 'play off', el equipo se ha rehecho bien y está cien por cien mentalizado en conseguir los tres puntos», expuso el zaguero santanderino de cara al choque del sábado contra el Sevilla Atlético, con reminiscencias a la última visita del filial nervionense al Carlos Tartiere, cuando el conjunto carbayón había agotado el margen de error y la victoria, al igual que este fin de semana, era el único resultado válido. «A sabiendas de que va a ser un partido muy complicado, encima contra un filial que ya no se juega nada después del descenso, vamos a ir con todo. No queda más, es la última bala», proclamó el lateral cántabro.

Más Real Oviedo

«Si siempre se habla de finales, esta es la primera», apostilló una de los columnas en el entramado defensivo del conjunto que dirige Juan Antonio Anquela, que ya jugará sin red hasta el final de campeonato. Como funambulistas, los azules tendrán que ir sorteando una caída que sería definitiva en las tres últimas semanas, a la espera de que llegue una sangría de puntos de sus rivales en los duelos directos para llevar a cabo el anhelado 'sorpasso' oviedista.

«Vamos primero a por la final de Sevilla y, si somos capaces de sacarla adelante miraremos en qué horizonte nos encontramos y las opciones reales al final», explicó Christian, que insistió en que «todo pasar por ganar». Todo lo contrario, señaló, «sería ponerle una losa definitiva a la temporada».

Los azules tratarán de evitar ese tropiezo irreversible frente a un lobo con piel de cordero, ya que el hecho de que el Sevilla Atlético llegará a la capital del Principado sin opciones matemáticas de alcanzar la permanencia, algo que a juicio del defensor cántabro eleva el riesgo del encuentro. «Toda vez que te quitas ese corsé de luchar por el descenso te liberas aún más, juegas por el placer de divertirte. Eso les hace aún más peligrosos», argumentó respecto a un conjunto vertiginoso en ataque, con dos extremos internacionales sub 19 con la selección como Alejandro Pozo y José Lara, que se asociaron en el balcón del área para firmar el triunfo sevillista el pasado domingo sobre el Nástic. Ese desparpajo de las perlas hispalenses y su voluntad de aprovechar un excelente escaparate para mostrar su talento como el Tartiere amenaza al conjunto azul, advertido por los sorprendentes triunfos la última jornada de equipos de la zona baja ante aspirantes al 'play off' y el ascenso directo. «Como ha quedado constatado esta semana, puede pasar cualquier cosa», recordó Christian, que considera «engañosa» la condición de colista con la que llega el filial sevillista al municipal ovetense.

Sin mirar de reojo

Aunque necesitan un pinchazo de sus rivales en la carrera por el 'play off', en el vestuario oviedista centran sus esfuerzos en saldar con victorias sus tres últimos choques , según confesó Christian Fernández. «No veo fútbol. De nada sirve que me preocupe por lo que pueda suceder en otros campos cuando soy incapaz de ganar en el mío. No pierdo tiempo en saber lo que hacen los demás, pierdo tiempo en centrarme en mejorar y coger las vías necesarias para lograr la victoria», confesó el cántabro, que considera que el curso oviedista «hasta ahora» está siendo bueno, aunque la nota la marcará el desenlace del campeonato.

«Quizás este tramo de los últimos meses no hemos tenido regularidad, pero esto puede cambiar de una semana a otra y lo que hoy parecía una temporada sin frío ni calor puede convertirse en una alegría. Dejemos que se desarrollen los acontecimientos y al final ya se hará la valoración», argumentó Christian Fernández. Los azules apuntan para disparar de forma certera una última bala antes de rearmarse para las batallas decisivas.

Síguenos en

 

Fotos

Vídeos