Cortina y Borja Sánchez se entrenan con el Real Oviedo

Borja Sánchez/
Borja Sánchez

Los dos jugadores del filial, principales novedades en la única sesión a puerta abierta de la semana

MARÍA SUÁREZ

Los azules volvieron a El Requexón para ejercitarse en la única sesión a puerta abierta de la semana, entrenamiento en el que hubo carga física, disputa de balón con definición en porterías pequeñas y partidillo final en el que no participó Forlín. Su inflamación en la rodilla sigue impidiéndole completar las sesiones.

Las novedades de la jornada fueron los jugadores del filial Edu Cortina y Borja Sánchez en el trabajo de la primera plantilla. Junto a ellos los habituales con ficha del B: Steven, Josín, Viti, Jimmy y Javi Hernández. Berjón, también sancionado, se ejercitó con el grupo solo durante parte de la sesión.

Entre las pruebas del técnico Sergio Egea, la de la defensa previsiblemente titular: formó en uno de los equipos de ensayo con Diegui, Carlos Hernández, Alanís y Mossa, con la entrada de los dos últimos por los sancionados Javi y Christian.

El delantero azul, Joselu, fue el encargado de comparecer ante los medios antes de que el cuerpo técnico «cierre la puerta» de los entrenamientos para preparar ese duelo ante el Tenerife (domingo, 18:00 horas). El punta reconoció que todas las opciones de colarse en play-off pasan por ganar en el Heliodoro Rodríguez Lopez, y esperar pinchazos de Cádiz y Dépor.

«Un tropiezo anularía prácticamente nuestras opciones de recortar los tres puntos que nos separan de la promoción. El Tenerife en su casa es muy fuerte y el domingo se verán las caras dos equipos que necesitan los tres puntos. Ojalá consigamos la victoria y después el fútbol nos dé una oportunidad», apostilló el onubense en referencia a los resultados del resto de rivales.

En lo personal, el andaluz reconoció que él mismo esperaba mucho más de él esta temporada, algo que entiende que ocurra también con la afición y el mismo club. El propio delantero admitió que espera que sólo se trata de una temporada de adaptación y la próxima sea mejor a título individual.

La llegada de Egea al banquillo ha sido otro de los factores destacados por el atacante, ya que el argentino y su cuerpo técnico fueron quienes hicieron creer que se podía al equipo tras el varapalo de Málaga.