La deuda cero del Real Oviedo ya es una realidad

La deuda cero del Real Oviedo ya es una realidad
Jorge Fernández Vallina, en el centro, durante la junta de accionistas celebrada en diciembre del año pasado. / DANI MORA

El presupuesto para la presente temporada asciende a 14,2 millones de euros y prevé un superávit de casi 200.000

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

El Real Oviedo, que en los años 2003 y 2012 se asomó peligrosamente al abismo de la desaparición por las deudas económicas, principalmente con las administraciones, ha dado un giro de 360 grados en su situación y va camino a una estabilidad económica insospechada en aquellos momentos. Las cuentas que se presentarán en la junta de accionistas del próximo 18 de diciembre tienen como dato más relevante la deuda cero de la entidad cuando finalice el año 2019.

Además, de las cuentas que se someterán a aprobación en la junta se deduce que, una vez liquidada esa deuda con las administraciones públicas, la entidad se encamina hacia la estabilidad económica definitiva, ya que se espera que la entidad tenga superávit en los próximos ejercicios, sin necesidad de aportaciones extras de capital, como hasta ahora tenía que venir haciendo el Grupo Carso.

La entidad ovetense presentará a sus accionistas unas cuentas en las que las pérdidas del pasado ejercicio ascienden a 311.833 euros. En ese desfase ha incidido negativamente las primas por el ascenso del filial, así como las indemnizaciones para las rescisiones de contratos de jugadores que estaban en la primera plantilla.

El presupuesto para la presente temporada es de 14.250.000 euros y en la misma se estima un superávit que asciende a 197.700 euros al final del ejercicio.

El capital social de la entidad, tras la última ampliación de capital es de 18 millones de euros, de los que 12 son de titularidad del Grupo Carso. Destaca en este apartado que en la última ampliación se han superado los 3 millones por la prima de emisión de las acciones.

Más información

El conjunto ovetense mantenía en el año 2012, antes de la llegada del Grupo Carso, una deuda de unos 15 millones de euros con las administraciones que, finalmente, quedará reducida al final de este año a una cantidad residual con la Seguridad Social, debido a los plazos establecidos en el convenio, que asciende a unos 76.000 euros.

En el pasado ejercicio, el club tenía establecidos unos pagos a las administraciones de 2.205.000 euros, pero debido a que estaba vinculado a los contratos de televisión, se aumentó hasta 2.426.908 euros, que fue la cantidad de deuda que se amortizó. También se saldará al término del presente ejercicio todo lo pendiente con la Liga de Fútbol Profesional.

La pasada temporada, el club aumentó los ingresos por abonados desde los 2.966.735, de la campaña 2016-2017, hasta los 3.220.180. También se aumentaron los derechos de televisión en 432.271 euros, quedando en 6.716.765. La comercialización y las ventas de la tienda oficial, sufrieron una ligera pérdida de 13.000 euros, quedando el pasado curso en 1.017.152 euros.

Lo que aumentó fueron los recursos por publicidad, que pasaron de 2.082.265 euros a 261.479. Finalmente, en el capítulo de otros ingresos se pasó de 790.974 a 988.741.

En apartado de gastos, el más destacado es el de la plantilla deportiva, que ha pasado de 7,3 millones a 8. El motivo de que el balance presente déficit es que hay una partida de 365.000 euros de indemnizaciones, correspondientes a las rescisiones de contratos de jugadores. Además, también se incluye una partida de primas, correspondiente principalmente al ascenso del filial de145.246 euros. Los gastos de explotación del curso pasado fueron de 4,5 millones de euros, la de personal no deportivo, de 1,3 millones y personal deportivo no inscribible, de 1,1 millones.

El presupuesto para la temporada en curso asciende a 14.250.000 euros y en el mismo se incluyen unas ganancias de 197.700 euros.

En el apartado de ingresos las cifras más destacadas son las de derechos de retransmisión, que suponen 7 millones de euros, seguidas por abonados, 3,2 millones; publicidad, 2,3, y comercialización, 1,1.

Los gastos son de 7,8 millones para la plantilla deportiva, incluido el filial y categorías inferiores, seguido por el de gastos de explotación, 4,1. El personal no deportivo costará 1,4 millones.

Algunos datos significativos en las cuentas para esta temporada son que se presupuesta por abonados 3,2 millones, la misma cantidad que se ingresó en el pasado ejercicio. En el apartado de televisión se aumenta en 300.000 euros lo recibido, mientras que la publicidad y comercialización se mantienen.

En definitiva, el club ha logrado desde la llegada del Grupo Carso y tras el ascenso a la LFP, que asegura unos importantes ingresos por televisión, encontrar sus estabilidad económica y afrontar el futuro solo centrado en el aspecto deportivo.

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos