Real Oviedo

El Oviedo suma y sigue (1-0)

El Oviedo suma y sigue (1-0)
ÁLEX PIÑA

La apuesta de partida del conjunto ovetense fue la de ahogar al Tenerife en su salida de balón, presionar muy arriba y tratar de robar para salir a la contra

Ramón Julio García
RAMÓN JULIO GARCÍAOviedo

El Real Oviedo ha logrado encadenar su segunda victoria consecutiva y eso le permite volver a mirara a la zona alta de la tabla. Un gol de Bárcenas sirvió para que los ovetenses se impusieran al Tenerife en un partido de altibajos, pero en el que en general fueron mejores los ovetenses.

La alineación del conjunto ovetense parecía que solo iba a presentar una novedad en relación con las dos últimas jornadas, la presencia de Joselu en la delantera en sustitución de Toché. Sin embargo, el once sufrió el camino inverso del encuentro ante el Málaga, Viti se lesionó en el calentamiento y Omar Ramos ocupó su plaza en el once. Justo lo contrario de lo que había pasado en el último partido en el Carlos Tartiere. El tinerfeño no llegó a cumplir la media hora en el campo antes de lesionarse y ser sustituido por Mossa.

1 Real Oviedo

Carlos, Alanís, Christian; Diegui, Folch, Tejera, Javi Hernández; Omar Ramos (Mossa, m. 30), Joselu (Boateng, m. 86) y Bárcenas (Toché, m. 76).

0 Tenerife

Dani, Cámara (Joao, m. 67), Jorge Sáenz, Alberto, Carlos, Camille; Milla, Undabarrena (Mesa, m. 56), Montañés (Tyronne, m. 81); Malbasic y Naranjo.

goles
1-0: m. 23, Bárcenas
ÁRBITRO
Díaz de Mera Escudero (Comité Castellano-Manchego). Amarillas a Tejera, Christian, Toché y Mossa, por los locales; y a los visitantes Naranjo, Carlos Ruiz, Alberto y Malbasi
INCIDENCIAS
Noche fría y terreno de juego en regulares condiciones. Viti se lesionó en el calentamiento y su plaza en el once la ocupó Omar Ramos, mientras que en la convocatoria entró el centrocampista del filial Borja Sánchez.

La apuesta de partida del conjunto ovetense fue la de ahogar al Tenerife en su salida de balón, presionar muy arriba y tratar de robar para salir a la contra. La intensidad azul fue mayor desde el inicio y logró encerrar en su campo a los tinerfeños, que no eran capaces de avanzar con el balón.

Un saque de esquina que por poco no remató Carlos Hernández, tras varios rechaces, y un disparo de Omar Ramos que pegó en un defensa y luego se fue al larguero fueron los primeros avisos del conjunto ovetenses, que estaban dominando el partido.

La valentía azul no solo le permitía estar cerca de la portería visitante, ya que también así guardaba la suya, a la que el Tenerife ni se asomaba.

El trabajo de la presión lo iniciaba un muy activo Joselu, que en su vuelta al equipo era una pesadilla para la defensa rival. Folch y Tejera se imponían en el centro del campo y así el gol de los azules comenzaba a intuirse. Lo intentó Bárcenas en una falta lejana, pero el balón salió muy desviado. Sin embargo, en la acción siguiente, desde más lejos, acertó a batir a Dani Hernández, con un gran disparo a la escuadra.

El gol premiaba el mejor juego y la mayor ambición de los azules, que hasta el momento habían mandado en todas las facetas del juego. Unnuevo contratiempo para los de Anquela en forma de lesión fue que Omar Ramos tuvo que abandonar el terreno de juego a los 28 minutos. En su puesto entró Mossa.

El gol cambió algo el panorama, ya que los azules ya tenían algo que administrar y pasaron a esperar algo más atrás, eso lo aprovechó el Tenerife que en el último cuarto de hora tuvo ocasiones para haber empatado el encuentro. Una muy clara de Montañés y otra de Malbasic.

Al final el conjunto azul acabó agradeciendo que llegara el descanso, ya que empezaba a pasarlo bastante mal y veía como la ventaja en el marcador peligraba seriamente ante el empuje visitante.

La salida tras el paso por los vestuarios devolvió un equipo carbayón dispuesto a ser el del inicio del partido y trató de volver a apretar la salida de balón en busca del segundo gol. Sin embargo, lo hizo muchas veces a través de demasiados riesgos en la salida del balón que le pudieron costar un susto.

Lo que tenía claro el equipo de Anquela es que teniendo el balón iba a tener menos problemas y llegó e trenzar alguna buena jugada en la que falló el último pase. En cualquier caso el balón estaba en el campo visitante.

El paso de los minutos y el cansancio fueron haciendo mella en los dos equipos, con un juego con más imprecisiones cada vez y pocas ocasiones de peligro para ninguno de los dos equipos, aunque en caso de merecer alguno el gol era el Oviedo, que a la contra tuvo varias acciones de peligro.

Más Real Oviedo

 

Fotos

Vídeos