El buen juego no bastó

Encuentro entre el Real Oviedo y el Mallorca disputado en el estadio Carlos Tartiere. /Alex Piña
Encuentro entre el Real Oviedo y el Mallorca disputado en el estadio Carlos Tartiere. / Alex Piña

El equipo azul, que desperdició varias ocasiones durante el partido en el que fue mejor que el Mallorca, estuvo a punto de perder en el último instante

Ramón Julio García
RAMÓN JULIO GARCÍAOviedo

El Real Oviedo no pudo pasar del empate ante el Mallorca, pese a que mereció más por ocasiones. Los azules se adelantaron en la primera mitad, en la que fueron superiores, pero un mal inicio de la segunda les costó el empate. Luego el equipo reaccionó en la fase final, pero faltó acierto en el remate.

La alineación del conjunto ovetense presentó varias novedades, las principales el cambio en la portería y la presencia de dos delanteros. Se cayeron del equipo tres titulares en todas las jornadas anteriores: Alfonso, Christian Fernández y Diegui Johanneson, cuyos puestos fueron ocupados por Champagne, Carlos Hernández e Ibrahima. El técnico mantuvo la defensa de tres centrales, con Bárcenas y Mossa como carrileros. Tejera y Folch fueron los pivotes, mientras que la línea de ataque la formaron Joselu por la derecha, Saúl Berjón por la izquierda e Ibrahima, por el centro.

1 Real Oviedo

Champagne; Carlos Hernández, Forlín, Javi Hernández; Bárcenas, Folch, Tejera (Toché, min.84), Mossa; Joselu (Javi Muñoz. min.64), Ibrahima y Saúl Berjón (Boateng, min.72).

2 Mallorca

Parera; Gámez, Xisco Campos, Raíllo, Sastre; Aridai, Pedraza, Salva Sevilla, Dani Rodríguez (Carlos Castro, min.53); Lago Junior (Buenacasa, min.81) y Abdón (Stoichkov, min.66).

GOLES
1-0: min.9, Ibrahima; 1-1: min.52, Carlos Hernández en propia puerta.
árbitro
López Toca, del Comité Cántabro. Mostró tarjetas amarillas a Mossa, Forlín, Bárcenas, por parte de los locales y a los visitantes Dani Rodríguez, Abdón.

La versión más ofensiva del conjunto azul en lo que va de temproada pronto se dejó sentir y el equipo tenía más el balón cargando el juego por la izquierza, como era de esperar. Sin embargo, la primera ocasión llegó por la izquierda en una buena incorporación de Bárcenas, que recibió un pase medido de Saúl Berjón, pero disparó alto.

El juego se desarrollaba en el campo balear y el peligro rondaba la portería mallorquina. Ibrahima volvió a mostrar que está en un momento dulce cuando transformó un disparo de Tejera, que iba muy desviado, en el primer gol al meter la cabeza con fe y dirigirlo al fondo de la red.

El gol fue el premio a la apuesta ofensiva del equipo carbayón, que con más efectivos por el centro y por delante del balón estaba cómodo y tenía el control del juego.

Los azules se asomaban una y otra veza la portería bermellona y las ocasiones de gol se sucedían, aunque faltaba el remate. Folch, Tejera y Carlos Hernández tuvieron oportunidades para aumentar la ventaja, pero Parera y la falta de puntería impidieron que llegara el gol.

El equipo se adaptó al nuevo sistema con las ayudas en banda de los hombres de ataque y eso hizo que Champagne no tuviera que intervenir en toda la primera mitad.

La segunda mitad no empezó bien para los ovetenses que cedieron algo de terreno a un Mallorca más ofensivo. A los siete minutos de la reanudación un centro desde la derecha de Dani Rodríguez lo introdujo en la portería de Champagne Carlos Hernández al intentar evitar el remate de Lago Junior.

El Mallorca era otro y el Oviedo también. Los bermellones iban a por el partido, como demostró Vicente Moreno con el cambio de Dani Rodríguez por Carlos Castro. En el caso de los ovetenses Anquela retiró del campo a Joselu para dar entrada al centroampista Javi Muñoz. Pedraza pudo adelantar a los suyos en un remate de cabeza tras una falta, pero el balón salió rozando el poste.

El encuentro estaba más igualado y aunque ninguno de los dos equipos llegaba demasiado, la sensación de peligro era mayor por parte visitante.

Anquela retiró del campo a Saúl Berjón y dio entrada a Boateng en busca de tener más presencia en un centro del campo que tenía perdido. El equipo mejoró y comenzó a acercarse nuevamente a la portería visitante. La ocasión más clara llegó en una acción en la que Ibrahima encaró al portero y cuando iba a rematar cayó en la pugna con un defensa, que fue muy protestado por los jugadores azules reclamando penalti.

Más información

El equipo azul se volcó sobre la portería mallorquinista y dispuso de varias ocasiones claras para marcar, pero otra vez faltó acierto.

El Mallorca tuvo la suya en una contra muy clara en el tiempo añadido en la que Aridai se presentó solo ante Champagne, que le aguantó bien y logró despejar.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos