El Oviedo, con margen de mejora

El Oviedo, con margen de mejora
Juan Antonio Anquela, en un entrenamiento en El Requexón. / ÁLEX PIÑA

En la segunda vuelta está obligado a sumar 6 puntos más que en la primera para soñar con el 'play off'

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

Anquela suele eludir pronunciar la palabra ascenso, que desde otros estamentos del Real Oviedo se apunta como el objetivo en muchas ocasiones. Lo que no evita el técnico es reconocer que ese es el reto que se marcan al inicio de temporada prácticamente todos los equipos y prefiere plantearse como meta llegar al tramo final de la competición en las posiciones que dan derecho a pelear por el cambio de categoría.

Al final de la primera vuelta el equipo está a cinco puntos de esas posiciones, tiene 30 puntos, mientras que la sexta plaza la ocupa el Osasuna, con 35, los mismos que tiene el Alcorcón, que es quinto clasificado.

La pasada temporada el conjunto azul acabó la competición con 65 puntos, en la séptima posición de la tabla, los mismos que tenía el Numancia, que jugó el 'play off'por el 'gol-average'. El pasado curso fue en el que más puntuación fue necesaria para meterse en la pelea por la última plaza de ascenso, ya que en los anteriores había sido de 63, 64 y 61, respectivamente. Los números de la primera vuelta fueron prácticamente los mismos que los de la presente.

Más Real Oviedo

Eso plantea al equipo de Anquela para la segunda mitad del campeonato la obligación de mejorar en cinco o seis puntos la marca que logró en las 21 primeras jornadas.

En la segunda mitad de los campeonatos es habitual que se produzcan cambios en la clasificación y equipos que parecía que tenían encarrilado meterse entre los seis primeros se caigan, como le sucedió el pasado año a los azules o al Cádiz. En buena medida eso responde a que los puntos son más caros tanto ante los equipos de la zona alta, como con los que pelean por salir de las plazas de descenso que se aferran a sus opciones de mantener la categoría.

El pasado año, el caso más sorprendente fue el del Zaragoza, que tras acabar la primera vuelta con 24 puntos, en la zona baja, sumó en la segunda vuelta 47 que le permitieron finalmente disputar el 'play-off'. También remontaron para meterse entre los seis primeros el Sporting, que hizo 41 puntos y el Valladolid, con 38. Esa es la ruta que ahora se marca el conjunto azul, con poco margen de error a medida que avance la competición, pero que tampoco es algo no que esté a su alcance.

Victorias revitalizadoras

Las dos últimas victorias consecutivas del equipo han cambiado el ánimo, tanto del equipo como del entorno, y tras haber mirado de reojo a la zona baja hace unas jornadas ahora se vuelve a ver la posibilidad de engancharse a la pelea por las primeras plazas.

Para poder aspirar a la remontada el equipo debe mantener las buenas sensaciones de los últimos encuentros y, sobre todo, el acierto en las áreas que parece haberse recuperado tanto en Soria, como el pasado sábado frente al Tenerife.

En esa tarea tendrá especial incidencia que el técnico vaya recuperando efectivos y pueda contar con jugadores importantes como Saúl Berjón, Forlín o Ibrahima, que le permitan ganar recursos en la fase decisiva del campeonato.

En este apartado es especialmente influyente la ausencia de Saúl Berjón, el jugador que suele ser más determinante en el juego del equipo en las últimas temporadas.

El camino de los azules hacia la zona alta pasa primero por recuperar la solidez defensiva y lograr, como hizo el pasado sábado, que el rival le cree pocas ocasiones de gol. En las últimas jornadas parece que se ha logrado cortar la sangría del balón parado, que en la fase inicial de la competición fue una losa para el equipo.

Sin embargo, el equipo también tiene que mejorar en el aspecto ofensivo, ya que hasta ahora le está costando crear peligro. Los azules han ido mudando su idea de juego por las necesidades y el equipo es ahora de robar y salir, que de crear a través de combiar en el centro del campo.

El técnico se ha lamentado en varias ocasiones en la mala elección para finalizar los contraataques de que está disponiendo el equipo. En este sentido, la vuelta de un jugador como Joselu, de velocidad y desmarque se espera que pueda ser aprovechado en lo que resta de competición.

Por tanto, el conjunto ovetense afronta la segunda mitad con la necesidad de encontrar la regularidad que no tuvo en la primera vuelta y ser capaz de encadenar alguna serie de buenos resultados, lo que hasta ahora no ha sido capaz de hacer, ya que solo ha encadenado dos triunfos consecutivos. El domingo es una nueva oportunidad de lograr tres victorias, lo que definitivamente le podría acercar a las primeras posiciones de la tabla que hace un par de jornadas estaban a ocho puntos.

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos