Real Oviedo

El Real Oviedo cayó por falta de pegada

Jugada del encuentro entre el Real Oviedo y la Ponferradina en El Pardo. / Damián Arienza

Los azules perdieron ante la Ponferradina con un gol en propia puerta a dos minutos del final | El equipo tuvo ocasiones en la primera mitad, pero no acertó y en la segunda, jugando con dos delanteros creó menos peligro

Domingo, 28 julio 2019, 03:02

El Real Oviedo cayó este sábado en su tercer partido de pretemporada, 0-1, ante la Ponferradina con un gol en propia puerta a dos minutos de final. Los de Sergio Egea volvieron a estar mejor en la primera parte que en la segunda, como ya sucedió ante Unionistas. El técnico volvió a salir de mano con un solo delantero y en la segunda mitad optó por dos puntas. Tejera y Lolo se consolidan como pareja de mediocentros, Obeng dejó algún detalle, pero menos que Riki que destacó en los minutos que estuvo en el campo.

0 Real Oviedo

Alfonso; Diegui Johannesson; Carlos Hernández, Javi Fernández (Christian Fernández, min.46), Mossa; Sangalli (Omar Ramos, min46), Tejera, Lolo, Borja Sánchez; Saúl Berjón (Viti, min.46); y Samu Obeng. También jugaron Riki, Ibrahima, Steven, Javi Mier

1 Ponferradina

Gianfranco; Son, Russo, Míchel Zabaco, Luis Valcarce, Pablo Valcarce, Óscar Sielva, Fullana, Nacho Gil; Kaxe y Buenacasa. En la segunda mitad jugaron: Gazzaniga, Matthieu, Trigueros, Yac, Ríos Reina, Dani Pichín, Óscar Sielva, Saúl, Bravo, Bolaños y Yuri.

goles
0-1, min.88: Javi Mier en propia puerta.
árbitro
Fernández Pérez, de la delegación del Caudal.Mostró tarjeta amarilla a Dani Pichín.
incidencias
Partido correspondiente al LXVIII Trofeo Emma Cuervo, disputado en el campo de El Pardo de Navia, ante unos 1.000 espectadores.

La alineación de los azules en el primer tiempo presentó como principal novedad la presencia del delantero del filial Samuel Obeng. Además, Borja Sánchez jugó como mediapunta. En defensa formaron Diegui Johannesson y Mossa, en los laterales, con Carlos Hernández y Javi Fernández como centrales. Lolo y Tejera fueron la pareja de pivotes, mientras que Sangalli y Saúl Berjón ocuparon las bandas.

Desde el inicio del encuentro Lolo y Tejera mandaron en el centro del campo y eso permitió a los azules llevar el peso del partido. El equipo presionaba bien y recuperaba pronto, lo que no dejaba margen de maniobra a los bercianos.

Los de Sergio Egea se asomaron pronto a la portería visitante, sobre todo por medio de Samuel Obeng, que estuvo muy activo. Primero obligó a Gianfranco a lucirse para mandar a córner un disparo y luego, en un buen robo de balón se le escapó el balón. También probó fortuna Sangalli, pero con un remate que acabó manso en las manos del portero.

La Ponferradina solo se acercó a la meta de Alfonso con un par de lanzamientos de saque de esquina, uno de ellos, muy cerrado, estuvo a punto de sorprender al meta azul.

A los azules se les vio algo más frescos que en los dos amistosos anteriores y eran capaces de desbordar por los costados y sacar algún centro peligroso al área. Diegui y Sangalli se entendieron bien por la derecha en varias ocasiones en las que el lateral dobló para ganar la línea de fondo.

En los minutos finales de la primera mitad la Ponferradina se estiró algo y tuvo una buena ocasión para adelantarse en el marcador, en una jugada con varios rebotes en el área, pero a la que ningún jugador llegó para empujar el balón al fondo de la red.

En el descanso Sergio Egea solo realizó tres cambios. Christian Fernández por Javi Fernández en el centro de la defensa, y las bandas del centro del campo, en las que Omar Ramos y Viti ocuparon las plazas de Saúl Berjón y Sangalli. La Ponferradina, por su parte, cambio todo el equipo menos el portero y Sielva.

El encuentro empezó con menos ritmo que en la primera mitad. Sergio Egea realizó un triple cambio claramente ofensivo a la hora de partido, ya que retiró del campo a Tejera, Borja Sánchez y Samuel Obeng, para dar entrada a Riki, Steven e Ibrahima. Riki se situó en el doble pivote junto a Lolo, mientras que el equipo pasó a jugar con dos delanteros, Steven e Ibrahima.

Los cambios dieron más mordiente al equipo carbayón y además el partido se abrió con más espacios para ir convirtiéndose en un encuentro de ida y vuelta y más entretenido.

Una de las jugadas más aplaudidas del encuentro fue una contra iniciada por Riki en el centro del campo, con un caño, y cuando se dirigía a la portería tuvo que ser agarrado por Dani Pichín, ya que ya enfocaba la frontal. El ovetense fue de lo más destacado en una posición más retrasada.

Pese a que había menos control en el juego por parte de los dos equipos, las ocasiones de gol no acababan de aparecer en ninguna de las dos áreas. La más clara fue una de Ibrahima que no acertó a disparar con todo a favor.

Cuando el partido parecía que iba a los penaltis, en balón rebotado en Javi Mier significó el triunfo de los bercianos.

Más Real Oviedo

Secciones
Servicios