Real Oviedo

Real Oviedo | Un escenario de altura para despegar

Tejera persigue a su compañero Joselu durante uno de los ejercicios de ayer en El Requexón. / MARIO ROJAS
Tejera persigue a su compañero Joselu durante uno de los ejercicios de ayer en El Requexón. / MARIO ROJAS

El Real Oviedo se enfrenta esta tarde al Rayo Majadahonda en el Wanda Metropolitano | Anquela repite la convocatoria de la pasada jornada, salvo por la entrada del canterano Borja Sánchez por Bárcenas

RAMÓN JULIO GARCÍA OVIEDO.

El Real Oviedo se estrena esta tarde en el Wanda Metropolitano, un estadio Champions, y lo hace con la intención de retomar el buen comienzo de temporada a domicilio y también de ratificar las buenas sensaciones que el equipo azul dejó la pasada jornada frente al Albacete. Los jugadores de Juan Antonio Anquela afrontan el compromiso madrileño con cinco bajas (Carlos Hernández, Carlos Martínez, Alanís, Toché y Bárcenas), lo que ha obligado al técnico a incluir a cuatro jugadores del filial en la convocatoria. De ellos, la novedad es la vuelta de Borja Sánchez, que se suma a Javi Hernández, Jorge Mier y Steven.

El entrenador oviedista dijo el viernes que ya tenía claro el sistema y la alineación, pero no dio pistas ni de uno ni de otro. Habitualmente es partidario de mantener el once cuando funciona, por lo que podría repetir con tres centrales y el único cambio en el once de Aarón Ñíguez, que ocupará la plaza de Barcenas, concentrado con la Selección Panameña.

Aunque el escenario tiene más nombre que el equipo que ocasionalmente lo está ocupando, se trata de un rival que viene de ganar el pasado lunes al Sporting, también lo ha hecho en el mismo escenario con el Lugo y camina por la zona tranquila de la tabla. Los hombres de Antonio Iriondo son un plantel que viene con la inercia del ascenso y en las últimas jornadas se protegen algo más que en el inicio del campeonato, aunque no renuncian al juego de posición y a salir jugando desde atrás. Ahora, con alguna precaución más, por lo que serán un rival muy complicado para un Real Oviedo, que hasta ahora ha ganado los partidos en los que ha tenido menos posesión que el rival.

Anquela es partidario de quitar importancia a los sistemas y se centra en la actitud del equipo y la intensidad. En este sentido, el titular del banquillo azul elogió a los suyos por el comportamiento del pasado domingo ante el Albacete y destacó la buena presión que se hizo sobre el rival y el buen funcionamiento colectivo del equipo.

Una de las claves que Anquela apuntó, tanto para los malos resultados como para los buenos, fue la distancia entre líneas. Que el equipo no se haga largo y que la presión sea sincronizada son aspectos en los que el entrenador ha insistido a lo largo de la semana. La receta incluye, luego, otros ingredientes: competir y ganar segunda jugadas y duelos.

Más Real Oviedo

La duda de los tres centrales

En los entrenamientos de esta semana el dibujo que más se vio por El Requexón fue el 4-3-3 con el que el equipo comenzó la temporada y que funcionó mejor a domicilio que en el Carlos Tartiere. Hasta una hora antes de comenzar el encuentro de esta tarde no se sabrá, no obstante, si la vuelta a los tres centrales de la pasada jornada fue algo coyuntural o vino para quedarse.

Anquela insistió bastante en su rueda de prensa del pasado viernes en decir que tenía muy claro el dibujo y la alineación, así como lo que esperaba del encuentro. Aunque descartó que eso fuera a ser una sorpresa para el entrenador rival, prefiere esconder sus cartas.

La principal baza a favor de seguir con los tres centrales es el buen recuerdo del domingo, que permitió al equipo no tener problemas en defensa, mientras que ofrece una mayor libertad a Diegui Johannesson y Mossa para sumarse al ataque y explotar las bandas. En caso de que el técnico mantenga el dibujo, repetiría como titular el defensa del filial Javi Hernández, que la pasada jornada debutó como titular en Liga y dejó buenas sensaciones.

En el caso de que el entrenador optara por los cuatro defensas, parece que el que saldría del equipo sería Javi Hernández para dar entrada a un centrocampista, probablemente Javi Muñoz. Una opción menos probable sería que Javi Hernández fuera central zurdo y Christian Fernández se situara en el lateral izquierdo en sustitución de Mossa.

La ausencia del panameño Bárcenas, convocado con su selección para disputar un par de amistosos en Asia, abre a Aarón Ñíguez las puertas de la titularidad esta temporada. El ilicitano estará, salvo sorpresa, en el extremo derecho del equipo y tendrá la oportunidad de reinvidicarse ya que hasta ahora su presencia en el equipo ha sido testimonial y apenas a sumado 150 minutos en Liga. Anquela le reiteró esta semana su confianza y ahora le corresponde al futbolista devolvérsela con su rendimiento.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos