Real Oviedo: La reconstrucción se cimenta en el Tartiere

La reconstrucción se cimenta en el Tartiere
El técnico Juan Antonio Anquela arenga a sus hombres durante un entrenamiento en el Carlos Tartiere. / HUGO ÁLVAREZ

El Real Oviedo buscará el domingo ante el Albacete su primera victoria en casa para enderezar el rumbo

IVÁN ÁLVAREZOVIEDO.

En busca de un triunfo que suponga un punto de inflexión para alcanzar la continuidad que anhela Juan Antonio Anquela, el Real Oviedo regresará este domingo (16 horas) al Carlos Tartiere para tratar de despojar al Albacete de su condición de invicto. Los azules, que permitieron que su feudo fuese territorio fértil para el Zaragoza y el Elche, necesitan recuperar su coraza para volver a convertir el municipal ovetense en ese escenario inhóspito para el forastero durante las dos últimas temporadas, en las que el conjunto carbayón ocupó el podio de anfitriones más eficaces de Segunda División.

Un idilio con la victoria que se ha resentido en la parte inicial de esta temporada, en la que los seguidores oviedistas todavía no han podido dejar su asiento en el Carlos Tartiere con el dulce sabor de un triunfo y sin tener que lamentar un tanto del adversario. «Si no me preocupara eso, sería una persona irresponsable. Estamos recibiendo goles, pero no es cuestión de la defensa, es cuestión de hacer un bloque defensivo en el que todos estemos remando hacia el mismo lado», expuso Anquela días después de la contundente derrota sufrida ante el Zaragoza, consciente de que debía pulir un engranaje de su equipo cuando no disfruta de la posesión de la pelota.

Más Real Oviedo

Un ensamblaje que trata de acelerar esta semana el técnico jienense, que afina los movimientos para obligar a jugar «en pocos metros» al Albacete, que llega a la capital del Principado con la puntería afinada, como refleja su condición de segundo conjunto más prolífico en anotación de la categoría merced a las trece muescas en su culata.

Segundos también con más acierto de cara a gol con el 19% de sus disparos convertidos, los manchegos han lucido músculo ofensivo en estas siete primeras jornadas, pero también se han mostrado vulnerables para contener a sus adversarios, como plasma el hecho de ser el equipo de la categoría que más remates ha recibido en las siete primeras jornadas del campeonato (111), 67 de ellos desde dentro del área.

Anquela, que el miércoles trasladó a sus jugadores su satisfacción por el desempeño en el trabajo durante la sesión, ensayó una intensa presión elevada tras pérdida en la que uno de los integrantes del triángulo del centro del campo se empareja con el central rival para cortocircuitar la fluidez del juego asociativo albaceteño. Esa fue una de las señas de identidad que convirtió a los azules en un bloque granítico que encadenó diez jornadas invicto durante la primera temporada del jienense en el banquillo local del Carlos Tartiere.

En ese escenario necesita taponar el conjunto carbayón su hemorragia defensiva y enterrar definitivamente la versión más concesiva mostrada en su último duelo como local. Un encuentro en el que estuvo contra las cuerdas ante el Elche, que acumuló una veintena de remates en un encuentro concluido con empate (11) y dudas que no logró disipar en Alcorcón, donde los azules sufrieron su primera derrota a domicilio pese a disparar en tres ocasiones más que los madrileños. «Un pequeño detalle que a otro rival le genera una ocasión en contra, a nosotros nos termina en gol. Quizás el fútbol está siendo injusto y lo que tenemos que hacer es ser más fiables y cuidar más esos pequeños detalles», expresó Saúl Berjón para explicar el peso de una dinámica que aspiran a poner freno este domingo propiciando el primer varapalo para el Albacete este curso.

El acento, en defensa

Para ello será necesario un aumento de las prestaciones defensivas. Con once goles recibidos, solo el Córdoba (18), el Nástic y el Extremadura (ambos con 11) han recogido el balón de dentro de su portería en más ocasiones que los azules durante el presente campeonato liguero y los tres forman parte del cuarteto de cola de la clasificación. Juan Antonio Anquela, que en su primera temporada al frente de la nave azul cosechó 46 de los 65 puntos como local, buscará el golpe de timón en su feudo, aunque por su dilatada trayectoria en la categoría ya ha vivido situaciones muy similares a la que atraviesa.

En sus dos temporadas en los banquillos del Numancia, su equipo había lamentado once dianas en las siete primeras jornadas y en su estreno al frente del Alcorcón en Segunda lo había hecho en nueve ocasiones, las mismas que el pasado curso, en el que el conjunto carbayón tapió su portería hasta en trece ocasiones. En los 21 duelos albergados por el Carlos Tartiere, los azules solo recibieron 17 goles. Un elevado rendimiento defensivo que tratará de recuperar este domingo para cimentar el crecimiento de su segundo proyecto azul y eludir los bandazos que siempre busca evitar.

Síguenos en: