La reorganización está en marcha

Federico González y Menéndez Vallina, esta semana, en El Requexón./E. A.
Federico González y Menéndez Vallina, esta semana, en El Requexón. / E. A.

El club valora la incorporación de nuevos profesionales y la adaptación del personal actual para cubrir otras necesidades

R. J. G.OVIEDO.

La repentina salida de Joaquín del Olmo esta semana del club ha dejado un sensible hueco en la gestión del Real Oviedo, a la que la entidad se trata de acomodar con el paso de los días. La principal tarea que ahora está en marcha es la de evaluar las necesidades en el organigrama antes de tomar las primeras decisiones.

En ese proceso de análisis una de las cuestiones que se quiere tener en cuenta es primero a los profesionales que hay dentro de la entidad y la posible adaptación de los mismos a las nuevas tareas que la situación requiere. En ese aspecto tendrá un peso importante Federico González, asesor del Grupo Carso, que se encuentra en Oviedo desde la pasada semana, que está analizando la situación de la entidad y las necesidades que detecte para la gestión.

Hasta el pasado martes, cuando se anunció su salida, Joaquín del Olmo era el responsable de todas las parcelas de la entidad y supervisaba, de acuerdo con México, todas las decisiones importantes del club, por lo que ahora el día a día del club se ha resentido.

En el seno del club se baraja la incorporación de profesionales a distintas parcelas, tanto la económica como la deportiva, pero son decisiones que irán produciéndose de forma paulatina.

En el comunicado en que se anunciaba la salida del club de Joaquín del Olmo, ya se indicaba que el consejo de administración y «el resto de la estructura del club asumirán las atribuciones vacantes y en el futuro se comunicarán los cambios e incorporaciones que, en caso necesario, se vayan produciendo». En los últimos días se han mantenido varias reuniones del consejo de administración, empleados y Federico González para abordar el nuevo reparto de tareas.

En la actualidad, el consejo solo está formado por tres miembros, el presidente Jorge Menéndez Vallina, el vicepresidente, Manuel Paredes, y Fernando Corral. Todos ellos tienen sus trabajos al margen del fútbol y por ello su dedicación a la gestión del día a día del club está limitada.

Entre los profesionales del club que tendrán que asumir nuevas tareas está César Martín, que ocupa el cargo de relaciones institucionales, pero también tiene peso en la parcela deportiva, en la que colaboraba con Michu y el propio Joaquín del Olmo.

Entre los cargos que se pueden incorporar al club a corto o medio plazo estarían las de un director general y un director deportivo. El club ya ha sondeado el mercado y sobre la mesa se han puesto algunos nombres pero, por ahora, en lo que más centrado el club es determinar el perfil que deben tener las personas que ocupen esos cargos.

Una de las presimisas que parece clara es la experiencia en el fútbol español y el conocimiento de la categoría. Las llegadas de nuevos profesionales para esos puestos no tiene que implicar salidas del club, ya que lo que se trata es de reforzar la estructura en todos los aspectos.

En la parcela económica el club cuenta con los servicios de la empresa Verae, que participa en el día a día de la gestión, en el aspecto legal y económico. En lo deportivo, el club cuenta con Michu como secretario técnico, que en la actualidad lleva esa parcela en solitario, tras la salida de Del Olmo.

El club tiene sobre la mesa asuntos importantes, como es el de cerrar los patrocinios que permitan a la entidad aumentar sus ingresos. Uno de ellos es el que se tiene acordado con el Ayuntamiento y que se espera se pueda cerrar en los próximos días. Con el Consistorio también está pendiente cerrar el acuerdo por las marcas, un aspecto en el que se ha avanzado en las últimas semanas.

Más Real Oviedo

En relación con el acuerdo con el Ayuntamiento está pendiente cerrar definitivamente los detalles sobre el mantenimiento del estadio. Se espera que en los próximos días el club pueda contar con las lámparas de calor para tratar de mejorar la situación del terreno de juego, que pese a las obras del verano sigue presentando deficiencias y ha sido motivo de queja por parte de jugadores del equipo y de los rivales.

Las primeras decisiones sobre la organización de las distintas áreas del club se espera que se puedan ir conociendo a lo largo de la próxima semana. Federico González ha insistido que su presencia en el club es temporal, pero todo apunta a que permanecerá en Oviedo mientras siga el proceso de reorganización de las tareas en el club, que es lo que ahora le ocupa.