Real Oviedo

Real Oviedo | Llega Sergio Egea: «Vuelvo al lugar donde me han hecho muy feliz»

Sergio Egea, en la sala de prensa del Carlos Tartiere, durante su despedida en 2016./ALEX PIÑA
Sergio Egea, en la sala de prensa del Carlos Tartiere, durante su despedida en 2016. / ALEX PIÑA

El técnico argentino se compromete hasta final de campaña con el club, que acordó con el jienense rescindir el contrato que les ligaba hasta el 30 de junio | Con el preparador de porteros Sergio Segura como único integrante del antiguo cuerpo técnico, dirigirá su primer entrenamiento esta tarde

IVÁN ÁLVAREZOVIEDO.

El varapalo del empate del pasado domingo ante el colista precipitó el final de la estancia de Juan Antonio Anquela en el banquillo del Carlos Tartiere. Con un bagaje de 31 victorias, 22 empates y 25 derrotas en los 78 duelos oficiales dirigidos, su etapa como entrenador del Real Oviedo concluye y da paso a la segunda de Sergio Egea al frente del conjunto carbayón.

«Vuelvo al lugar donde me han hecho muy feliz», afirmó ayer el técnico argentino, que tomará las riendas del equipo y dirigirá su primer entrenamiento a las seis de esta tarde. «Agradecido» por la oportunidad de volver a sentarse en el banquillo local del Carlos Tartiere, el artífice del ascenso a Segunda en 2015 se compromete con la entidad hasta el próximo 30 de junio, la fecha en la que expiraba el contrato de Anquela. Un vínculo rescindido «de mutuo acuerdo», como aseguró ayer la entidad en un comunicado en el que agradecía al jienense y a su cuerpo técnico «la entrega, profesionalidad y trabajo desempeñado» durante sus dos temporadas en el cargo.

Junto al experimentado técnico andaluz, dejan la capital del Principado Juanjo Carretero, Dani Mayo y Marcos Marcén, los ayudantes con los que desembarcó en tierras asturianas el verano de 2017. En el remozado cuerpo técnico solo continúa el preparador de porteros, Sergio Segura, mientras que Nacho Gonzalo, hasta ahora readaptador azul, se encargará de la preparación física y volverá a asumir un rol que ya había desempeñado en la entidad anteriormente.

José Luis Baroja será el segundo entrenador y mano derecha del veterano técnico de Necochea, que conserva el afecto de la hinchada oviedista al liderar desde el banquillo el anhelado ascenso azul a Segunda División, con el que se puso fin a los doce años del club alejado del fútbol profesional. El bonaerense también siguió contando con el respaldo del Grupo Carso a pesar de su precipitada salida de la entidad en 2016, con una dimisión que achacó a «motivos personales» y hundía sus raíces en diferencias con el vestuario, como después admitió Arturo Elías, uno de sus grandes valedores. El dirigente mexicano, al igual que en cada decisión importante que se toma en la entidad, ha avalado su regreso.

Más Real Oviedo

Toché y Diegui Johannesson

De la anterior etapa de Egea en el Carlos Tartiere, concluida con el equipo en tercera posición y a solo tres puntos del ascenso directo, permanecen en la plantilla Toché, ahora convertido en capitán, y Diegui Johannesson, al que hizo debutar y después consolidó en la primera plantilla azul. El club espera que la llegada del entrenador argentino, que a finales del pasado mes de febrero rechazó una oferta del Murcia, ejerza como revulsivo y permita revertir la mala dinámica de resultados, con solo un triunfo en los últimos ocho duelos.

Tras encadenar tres empates en el Carlos Tartiere, los últimos especialmente dolorosos por el desarrollo del partido, la afición estalló y despidió al equipo con una sonora pitada. A la conclusión de un choque en el que los azules dejaron escapar un triunfo que habían encarrilado con dos dianas en nueve minutos, la grada escenificó la mayor muestra de descontento en las dos temporadas de Anquela al timón de la nave. «Ha pitado con toda la razón del mundo», señaló el jienense, que no ocultó que se sintió «impotente» por el juego desarrollado por su equipo el pasado domingo contra el Córdoba.

Tras una primera campaña en la que el conjunto carbayón se quedó a las puertas del 'play off' y solo un gol en la diferencia con el Numancia le privó de alcanzar la sexta plaza, en su segundo intento le costó más encontrar la regularidad en los resultados, con un balance de catorce victorias, once empates y diez derrotas. La noticia de su marcha fue recibida con desazón por varios jugadores, muy ligados al andaluz, que hizo gala de un estilo con una mezcla de exigencia y paternalismo en el trabajo diario.

Con el equipo en novena posición, Egea, despedido entre aplausos por la afición en 2016, toma las riendas para encarar las últimas siete jornadas. En ellas, la ambición será recortar la desventaja de cinco puntos respecto al sexto clasificado.