Real Oviedo

Los incidentes de miembros de Symmachiarii en los accesos ante el Extremadura se quedan sin sanción

Tifo de la peña Symmachiarii en la grada del Carlos Tartiere. / P. L.
Tifo de la peña Symmachiarii en la grada del Carlos Tartiere. / P. L.

Las propuestas de pena a miembros del grupo Symmachiarii en el primer partido de la pasada temporada fueron archivadas

R. J. GARCÍAOVIEDO.

La Delegación del Gobierno del Principado ha decidido archivar la mayor parte de las propuestas de sanción contra miembros del grupo Symmachiarii realizadas por la Comisión Antiviolencia con motivo de los incidentes en el acceso al primer partido de la pasada temporada, disputado en el Carlos Tartiere ante el Extremadura.

La Comisión Antiviolencia había propuesto a 14 personas para sanciones de entre 3.000 y 4.000 euros, pero las denuncias fueron archivadas por los incidentes y se aplicaron sanciones mínimas de 150 euros «por ocupar los pasillos de evacuación o portar alguna pancarta mensaje que la Liga considera inapropiada», según informaron fuentes del grupo.

Los incidentes se produjeron el pasado 19 de agosto de 2018 cuando se puso en marcha el Fondo Norte, con acceso al mismo a través de un sistema de huella dactilar. El mal funcionamiento de los protocolos de entrada, que no respondieron como estaba previsto, dieron lugar a colas y a un importante retraso en el acceso al estadio de los aficionados de esa zona del campo. Fue entonces cuando se produjeron los incidentes que, posteriormente, provocaron una denuncia del anterior director de seguridad del club contra varios aficionados del conjunto azul.

Además, desde Symmachiarii se entiende que aquellos incidentes y la posterior denuncia fueron los que a la postre provocaron que fuera ilegalizado, considerado como «grupo peligroso» y se le prohibiera la presencia en el estadio de cualquier símbolo relacionado con este grupo.

La desestimación de las propuestas de sanción se conoció hace unas semanas y para ello la Delegación del Gobierno tuvo en cuenta las pruebas presentadas, vídeograficas, testificales e informáticas. También se asegura que el buen funcionamiento en partidos posteriores dejó claro que hubo problemas con el sistema y no que los aficionados «deliberadamente provocaron el colapso del acceso, enfrentándose a los vigilantes de seguridad y haciendo necesaria la intervención de los funcionarios para reconducir la situación», como se manifestó en la denuncia.