El Tartiere, el campo más espectacular de la categoría para el nuevo refuerzo

El jugador respondió a las preguntas de los niños y niñas del campus carbayón, a los que confesó manías, ídolos y opinión sobre su club

M. SUÁREZOVIEDO.

El extremo azul Marco Sangalli pasó el filtro de los oviedistas más pequeños antes de enfrentarse a su primera rueda de prensa como futbolista del Real Oviedo. El futbolista se mostró cómodo ante la curiosidad de los jóvenes seguidores azules y reconoció que para él el campo más espectacular de la Segunda División es el que le va a ver correr ahora por la banda: un Carlos Tartiere en el que tiene especial ilusión por jugar de local.

Los niños y niñas quisieron saber sobre si el donostiarra se ve muchos años en Oviedo y Sangalli no tuvo problema en admitir que le gustaría cumplir sus contrato y, si todo va bien, seguir. «Estoy muy contento, me gustaría estar mucho tiempo porque es un club que siempre me ha gustado», comentó el jugador.

Sangalli compartió con los pequeños detalles. Por ejemplo, de dónde le venía el gusanillo de ser futbolista -su tío Fuentes jugó en la Real-, cuáles eran sus ídolos -Xabi Alonso y Xabi Prieto- o quién es su mejor amigo en el fútbol, que coincide con quien es también su hermano, Luca Sangalli.

El extremo reconoció a su joven público que, tras dos años entrenando en Madrid, era un lujo hacerlo de nuevo en el norte. «Esta tierra es muy bonita, se disfruta mucho entrenando en el Requexón y Oviedo se parece a San Sebastián», explicó.

Sangalli bromeó con su gol favorito aludiendo al que marcó contra el Oviedo en el Tartiere, aunque luego aclaró que en realidad lo era uno que anotó de vaselina al Mallorca y en Son Moix.

El donostiarra no tiene manías, bebe mucha agua, ya luce el '8' que dejó Folch y vive cada partido con el objetivo de ser «solidario en el campo y disfrutar del fútbol».