Los Genuine piden paso

Los componentes del equipo Genuine del Real Oviedo, en el estadio ovetense. / HUGO ÁLVAREZ
Los componentes del equipo Genuine del Real Oviedo, en el estadio ovetense. / HUGO ÁLVAREZ

El Real Oviedo organiza la II edición del torneo Unlimited, que se disputará en Fundoma con la participación del Lugo y el Athletic

MARÍA SUÁREZ OVIEDO.

El Real Oviedo presentó en la jornada de descanso del primer equipo el que será el II Torneo Unlimited organizado por el conjunto azul de la Liga Genuine. El equipo, formado por personas con discapacidad intelectual, volverá a ejercer de anfitrión en las instalaciones de FUNDOMA tras la primera edición celebrada en diciembre.

Los carbayones recibirán el próximo sábado a partir de las 11 horas a dos rivales de su propia Liga Genuine: el CD Lugo y el Athletic Club Fundazioa. Los tres equipos se enfrentarán entre sí en un torneo con forma de triangular que abrirá el propio Real Oviedo ante los lucenses y cerrarán de nuevo los anfitriones frente al conjunto vasco tras el enfrentamiento previo entre los dos visitantes.

Los partidos, de cuatro tiempos y diez minutos cada uno de ellos, culminarán la jornada festiva y deportiva con una espicha conjunta para todos los participantes.

El torneo cuenta con la colaboración de diversas entidades. Por un lado el apoyo de la Fundación Liberbank, representado en el acto de presentación por su presidente Carlos Siñeriz, que destacó que el apoyo al club carbayón con este tipo de iniciativas será sucesivo tanto en esta como en el resto de propuestas.

También acompañó al consejero, Fernando Corral, y al responsable de Relaciones Institucionales, César Martín, el presidente de la Fundación de Transporte Sanitario de Asturias, Juan Manuel Baizán.

El representante de Transinsa señaló lo importante que es apoyar al deporte inclusivo con este tipo de coberturas. «El objetivo es formentar el deporte para prevenir enfermedades, pero además, en el caso de estos deportistas, el beneficio va mucho más allá de lo físico y llega a lo emocional», concluyó el propio Baizán.