Un rival de altura para remontar el vuelo

Christian Fernández realiza un ejercicio de fuerza en un entrenamiento. / ELOY ALONSO
Christian Fernández realiza un ejercicio de fuerza en un entrenamiento. / ELOY ALONSO

Anquela no podrá contar con Saúl Berjón ni con Aarón Ñíguez, pero recupera a Carlos Martínez y Alanís | El técnico del Real Oviedo planea estrenar en Riazor el sistema 5-3-2 para reforzar el aspecto defensivo

RAMÓN JULIO GARCÍA OVIEDO.

El Real Oviedo busca esta tarde ante el Deportivo enderezar el rumbo como visitante, después de los últimos tropiezos a domicilio (Riazor, 20.30 horas). Para ello el técnico azul, Juan Antonio Anquela, no podrá contar con una de las piedras angulares del el equipo, Saúl Berjón, aquejado de molestias musculares. Tampoco podrá contar con el extremo Aarón Ñíguez, mientras que recupera, después de muchas jornadas, a los defensas Carlos Martínez y Oswaldo Alanís, que son las novedades del conjunto ovetense en la convocatoria. En la lista azul solo hay un jugador del filial, Javi Hernández, que cuenta con opciones de repetir en el once titular.

El conjunto ovetense, mirando de reojo al derbi de la próxima jornada, se enfrenta a uno de los recién descendidos con el objetivo de lograr cambiar la mala dinámica de los últimos encuentros como visitantes. Una jornada más la alineación de los carbayones presenta muchas dudas, tanto de hombres como de dibujo.

La convocatoria del conjunto ovetense, la que mayor número de componentes de la primera plantilla presenta, incluye hasta ocho defensas, lo que deja muy abierto el abanico de posibilidades para el once.

El conjunto ovetense llega al encuentro de esta tarde tras empatar la pasada jornada ante el Mallorca, en un partido en el que el equipo azul jugó a su mejor nivel en la primera mitad, pero luego un mal comienzo de la segunda le acabó costando el empate y pudo ser peor, con la ocasión postrera de los baleares que Champagne resolvió con una buena intervención.

El objetivo planteado durante la semana por el entrenador y los jugadores consiste en evitar cometer errores en defensa y aprovechar las ocasiones que se tengan en ataque, algo que no sucedió en el último encuentro. Además de tratar de mantener la concentración hasta el último minuto, ya que en los partidos del conjunto azul ha habido, para bien y para mal, acciones decisivas en el final de los encuentros.

Los cambios en el sistema del equipo ovetense están siendo una de las constantes esta temporada, ya que el técnico no acaba de encontrar un dibujo con el que el equipo sea capaz de dar continuidad al juego, que está marcado por la irregularidad.

Anquela podría optar en el encuentro de esta tarde por un nuevo dibujo, con un 5-3-2 que haga que el equipo azul esté más protegido atrás ante un rival que está siendo muy efectivo esta temporada en su estadio.

Uno de los problemas que Anquela deberá resolver esta tarde es la ausencia de uno de los jugadores más importantes del equipo, Saúl Berjón, quien hasta ahora era el único jugador que había sido titular en todos los encuentros. El ovetense es el jugador sobre el que pivota buena parte del juego ofensivo y clave en todas las acciones a balón parado, ya que suele ser el encargado de ejecutar el lanzamiento de todas las faltas y saques de esquina.

Esa ausencia podría hacer que se viera un Real Oviedo con un planteamiento diferente, con más juego por el centro que por los costados, algo que puede venir bien dado el dibujo que habitualmente presenta el conjunto dirigido por Natxo González. La ausencia de Saúl Berjón le podría haber abierto la puerta de la titularidad a Aarón Ñíguez, pero el ilicitano se ha caído de la convocatoria por unas molestias físicas que viene arrastrando en la última semana.

Lo que parece claro es que el técnico del club carbayón mantendrá en la portería al argentino Champagne, al que hizo debutar la pasada semana como titular.

Tres centrales

Todo apunta a que Anquela mantendrá la defensa de tres centrales, en la que parecen seguros Carlos Hernández por la derecha y Forlín como libre, mientras que la zona izquierda es la que más dudas presenta. Ante el Mallorca Anquela optó por Javi Hernández en detrimento de Christian Fernández, quien por primera vez se quedó fuera del equipo. A estas dos alternativas se une ahora la del mexicano Oswaldo Alanís, que solo ha disputado 18 minutos en el encuentro ante el Alcorcón, cuando fue titular y se lesionó, lo que le tuvo hasta ahora fuera de las convocatorias. El internacional mexicano está llamado a ser un jugador importante esta temporada.

En los carriles también hay dudas. Por la derecha, la opción elegida la pasada semana fue la de Bárcenas, pero tampoco está descartada la vuelta de Diegui Johannesson, que venía siendo titular hasta ahora. El propio Bárcenas también cuenta con opciones de estar en al izquierda, una zona en la que hasta ahora está siendo fijo Mossa. Las otras opciones para el costado izquierdo son Javi Hernández o Christian Fernández, en el caso de que el técnico opte por una versión más defensiva.

En el centro del campo parecen fijos Folch y Tejera, este último con cuatro tarjetas, por lo que una amonestación le haría perderse el derbi. Junto a ellos podría estar Javi Muñoz, aunque no está descartada la presencia de Boateng, en busca de un jugador con más llegada al área contraria.

Lo que parece seguro es que Anquela seguirá apostando por dos delanteros, lo que haría que Joselu y Boateng fueran la vanguardia del equipo en el estadio de Riazor.

La alineación más probable del conjunto ovetense podría ser la formada por: Champagne; Carlos Hernández, Forlín, Javi Hernández; Bárcenas, Folch, Tejera, Javi Hernández, Mossa; Ibrahima y Joselu. En el banquillo estarían: Alfonso, Diegui Johannesson, Alanís, Carlos Martínez, Christian Fernández, Boateng y Toché.

El conjunto ovetense viajó ayer por la tarde a La Coruña, donde mañana está previsto que esté apoyado por más de dos mil seguidores, ya que esas son las localidades que se han vendido en Oviedo para este encuentro.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos