Sergio Egea: «Deberíamos ser más contundentes»