Una sonrisa para los más pequeños

Christian Fernández y Paula Riesgo entregan un regalo a una niña. / REAL OVIEDO
Christian Fernández y Paula Riesgo entregan un regalo a una niña. / REAL OVIEDO

Una representación de los equipos masculino y femenino visitó a los niños ingresados en el HUCA

R. J. GARCÍA OVIEDO.

Las fiestas navideñas son habitualmente tiempo de alegrías y sonrisas especialmente para los más pequeños, pero resulta algo complicado para aquellos que se encuentran ingresados en un centro hospitalario. Para ayudar a sacar esa sonrisa a los más niños y niñas, jugadores del Real Oviedo realizaron ayer la tradicional visita al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

Los componentes de la primera plantilla azul Toché, Christian Fernández, Ramón Folch y Joselu, junto a las del equipo femenino Laura, Cienfu y Paula visitaron ayer la planta infantil del HUCA, además de la planta de oncología y UCI del centro sanitario.

Los futbolistas ejercieron de Reyes Magos adelantados para los niños que pasan estos días en el hospital ovetense, entre los que repartieron numerosos regalos adquiridos por la entidad carbayona para la ocasión, así como 'merchandising' y diverso material oficial del club de la presente temporada.

Los jugadores charlaron inicialmente con los responsables médicos del centro y luego se acercaron a las habitaciones, en las que fueron recibidos con gran ilusión por los pequeños, muchos de ellos aficionados del conjunto ovetense, que vieron cómo sus ídolos les hacían entrega de los regalos y les firmaban autógrafos. Las habituales fotos con los pequeños tampoco faltaron en un encuentro que se realizó tras el entrenamiento matinal del equipo.

Los futbolistas también aprovecharon la visita para charlar con algunos de los familiares de los niños, a los que trasladaron sus ánimos y se interesaron por el estado de salud de los pequeños que pasan estos días en el centro sanitario.

La visita es habitual por parte de una representación del club cada año por estas fechas y sirve para aliviar los malos momentos que se pasan con motivo de la enfermedad. Por unos momentos, el fútbol hizo olvidar estas situaciones y resultó una jornada emocionante tanto para los niños como para los propios jugadores.

 

Fotos

Vídeos