La versatilidad como clave para ganar

Tejera, Ibrahima y Diego Johannesson celebran con la grada del Carlos Tartiere el triunfo ante el Alcorcón. / PABLO LORENZANA
Tejera, Ibrahima y Diego Johannesson celebran con la grada del Carlos Tartiere el triunfo ante el Alcorcón. / PABLO LORENZANA

El Real Oviedo ha cambiado últimamente de sistema durante los partidos con buenos resultados | El conjunto azul pasó tras el descanso a una defensa de cuatro hombres en las dos últimas jornadas y eso le dio sendas victorias

RAMÓN JULIO GARCÍA

El Real Oviedo del año 2019 se ha acostumbrado a ganar y lo ha hecho con un denominador común: su capacidad para cambiar de sistema en función de las necesidades de los encuentros. El sábado fue un buen ejemplo de ello. El equipo de Juan Antonio Anquela que saltó al campo tras el descanso, con un cambio de dibujo, fue mucho más ambicioso que en la primera parte y logró llevarse los tres puntos.

El conjunto de los primeros 45 minutos ante el Alcorcón apenas inquietó al portero Dani Jiménez, pero, en la segunda parte, creó tres ocasiones: una de Bárcenas, otra de Diegui Johannesson y la que desembocó en el gol de Tejera, que fue suficiente para sumar una nueva victoria.

Más Real Oviedo

Esta semana, en una entrevista exclusiva con EL COMERCIO, Juan Antonio Anquela reconoció que nunca en su carrera había tenido que hacer tantos cambios de sistema. Ahora, esta versión 'camaleónica' del conjunto ovetense está sumando los mejores resultados de la temporada.

Los azules emplearon durante la pretemporada, y en el inicio del campeonato, el 4-3-3 como dibujo de partida, pero poco a poco fueron llegando cambios que ahora se han convertido en una de las claves de sus triunfos. El técnico jienense se ha decantado en las últimas jornadas por un sistema con tres centrales, dos carrileros, dos pivotes y una línea de tres más adelantada. Pero, en los últimos encuentros, el conjunto azul ha acabado jugando con cuatro defensas y diferentes variantes para el centro del campo y ataque.

Lo que parece claro es que, más que soluciones de emergencia, se trata de un recurso que el cuerpo técnico ha comenzado a utilizar para ganar recursos. La entrada de Diegui Johannesson como cuarto centrocampista el pasado sábado fue una de las claves de la victoria, ya que el equipo igualó fuerzas en la parcela central y avanzó hacia el campo contrario, con Saúl Berjón, primero, y Javi Muñoz ,después, por el centro para tener más continuidad en el juego y más creación ofensiva.

Lo que parece es que los jugadores se sienten cómodos con esa capacidad de cambiar la disposición en el campo y lo asumen como un recurso más. Prueba de ello fueron las palabras del goleador ante el Alcorcón, Tejera, que tras el encuentro dejó claro que es algo que tienen preparado y no les cuesta hacer. «Durante la semana preparamos el partido a conciencia y el míster planteó diferentes sistemas. Los hemos trabajado y teníamos claro que, si había que cambiar, cambiábamos. No ha habido problema», dijo el catalán.

Lo que ayuda sensiblemente al técnico es que se han ido recuperando efectivos y eso le da más variantes para realizar los cambios. En la fase inicial del campeonato, Anquela solía realizar los cambios en los minutos finales de los encuentros, mientras que ahora los realiza con más antelación.

La vuelta de Saúl Berjón en las dos últimas jornadas ha sido un nuevo recurso para el titular del banquillo azul, aunque el ovetense todavía evidencia que no tiene su mejor ritmo de competición después de casi tres meses de inactividad.

También están alcanzando su mejor versión otros jugadores como Javi Muñoz, un recurso que se está convirtiendo en habitual. El delantero Ibrahima es otro de los que suman.