Real Oviedo

El Vetusta se hace protagonista

Jimmy, durante el partido de esta temporada con el primer equipo ante el Numancia./ÁLEX PIÑA
Jimmy, durante el partido de esta temporada con el primer equipo ante el Numancia. / ÁLEX PIÑA

Los jugadores del B han pasado de no tener minutos a superar los 1.700 en solo tres años | Atrás quedan etapas como la de Fernando Hierro, en la que ningún jugador con ficha del filial tuvo minutos con el primer equipo en Liga

MARÍA SUÁREZOVIEDO.

El Real Oviedo anunciaba en las últimas horas que siete jugadores que iniciaron la temporada con el filial tendrían ficha de primer equipo la próxima. Que este año finalice con Jimmy, Cortina, Viti, Lucas, Andoni Ugarte, Steven y Borja Sánchez firmando un contrato de fútbol profesional en Segunda División no es arbitrario.

El club carbayón daba su particular salto volviendo al fútbol profesional hace cuatro años y desde entonces muchas cosas han evolucionado. También el rol de los jugadores del filial en el primer equipo.

Los futbolistas con ficha del Vetusta han logrado un ascenso a Segunda B y la garantía de que no era un éxito puntual, sino la premisa para que el siguiente objetivo fueran la permanencia y la capacidad para generar futbolistas que nutran la entidad sin falta de acudir siempre al mercado. De manera paralela a ese crecimiento del filial surgió también un incremento de la participación de jugadores con ficha del B en el primer equipo.

De los 836 minutos acumulados por jugadores como Rivera, Nespral o Viti tras el ascenso, se pasó a la sequía de la temporada 2016-2017 en la que el contador con Hierro se quedó en cero. Ese mismo año Héctor Nespral solo disputó siete minutos pero ni siquiera cuentan porque el asturiano tenía por aquel entonces ya ficha de primer equipo.

La campaña siguiente Anquela probó con Steven y Viti -a los que dio 133 minutos en su primer año-, y eso le bastó para diseñar una plantilla corta tras su renovación en la que hacerles hueco si los necesitaba.

Más Real Oviedo

Con el jienense y con Egea a los mandos, y la revolución de un Jimmy incontestable, este año se superan los 1.759 de jugadores del B en el primer equipo.

Aunque la participación de jugadores como Jorge Mier, Cortina o Borja Sánchez esta campaña sean anecdóticos -uno, dos y seis minutos respectivamente-, lo cierto es que la puerta que separa los filiales de los primeros equipos es cada vez menos inalcanzable para los canteranos.

Los futbolistas del B como Lucas Ahijado, en cuyo caso no ha habido oportunidad con el A en estas campañas, ya saben que para los jugadores del filial es posible convertirse en futbolistas del Real Oviedo a todas luces.

De los siete jugadores del Vetusta que a partir de este verano darán el salto profesional de sus vidas, tres de ellos -Viti, Steven y Jimmy- lo harán habiéndose rodado ya en Segunda División.

Y con todo lo que eso implica si se tiene en cuenta que en la mayor parte de ocasiones los tres han disputado minutos en partidos con el 'play off' en juego y saltando al verde no solo en los últimos minutos o por lesión, sino también de inicio y por decisión técnica. Nombres propios de la primera plantilla como Folch, Omar Ramos o Toché, han visto como los más jóvenes también pelean por minutos en este Oviedo. Y no solo pugnan por ellos, sino que también se los llevan.