Brañagallones

Ruta del Parque Natural de Redes que discurre por una senda forestal desde la localidad de Bezanes, a orillas del río Nalón, hasta la vega de Brañagallones

3005
views

Itinerario

Bezanes (650 m.) – Canto de la Oración – La Cardosa – Andorvio – Tunel del Crestón – Vega de Brañagallones (1.230 m.). Regreso por el mismo itinerario.

Descripción de la ruta

Esta ruta comienza en la localidad de Bezanes (650 m.). Es una pista ascendente en dirección sur que tiene un trazado de unos 10,5 km y culmina en la vega de Brañagallones, cuyo nombre significa braña de los gallones, los gallos o urogallos, que abundaban en este lugar.

Para llegar al camino, una pista forestal, debemos atravesar el pueblo. Una vez aparcado el vehículo, cruzamos Bezanes hasta llegar a la pista que sube la ladera en zigzag y que encontraremos a nuestra izquierda.

Se abre paso entre castaños hasta llegar, después de dos kilómetros, al llamado mirador del Texu o Cantu la Oración, un lugar de monte bajo que ofrece unas excelentes vistas de todo el valle del río Monasterio.

Quinientos metros más adelante se puede ver el Cantu del Oso, que se alza sobre Brañagallones, y poco más allá vemos, a nuestra izquierda, varias colmenas de abejas sobre una formación rocosa.

El itinerario prosigue por el impresionante valle del Monasterio y atraviesa las majadas del Raigán, el Fondín, Biaiz y Andorvín, donde hay una fuente de dos caños a pie de pista y a la sombra de un hayedo centenario. Una vez llegados a este punto habremos superado la mitad de la ascensión.

Continuamos la subida algo más empinada hacia la última de las majadas, Grandiella (1.130 m.). Desde este punto sólo queda superar el Argayo del Lobo, donde hay un voladizo sobre el camino para proteger de los aludes de nieve, y pocos kilómetros más adelante el túnel del Crestón, horadado a través de las paredes verticales de caliza del pico homónimo.

El paisaje se compone de hayedos, praderías de montaña y crestones rocosos. A lo largo de la ruta puede verse algún rebaño de rebecos y venados.

Seguimos la pista y poco después alcanzamos una nueva fuente, la de Lando Quemado, ya a la entrada de la amplia vega de la majada de Brañagallones (1.240 m.). Esta vega, situada al pie del Monte de Redes, fue modelada por un antiguo circo glaciar.

En la misma vega encontramos, además de numerosas cabañas de pastores, el refugio de Brañagallones, donde el caminante puede descansar para iniciar alguna de las múltiples excursiones que parten de este lugar -como la de Canto de l’Osu o la Peña del Viento- o darse un respiro antes de emprender el regreso por la misma pista.

:: Juan Carlos Román

Perfil MIDE

Trazado y desnivel

Acceso

Tomar la AS-117 en dirección al pueblo de Bezanes, donde hay una amplia zona de aparcamiento en la que se puede dejar el coche para después atravesar el municipio a pie.

Artículo anteriorVía verde de La Camocha
Artículo siguienteMonsacro
Compartir