Cómo actuar en caso de accidente

La prevención en montaña es fundamental, pero aún siendo prudentes ocurren incidentes. Saber reaccionar, avisar al 112 y proteger al herido puede salvar vidas

1161
views
El helicóptero medicalizado, durante un rescate. :: Bomberos de Asturias

La montaña, que produce grandes satisfacciones a quienes disfrutan recorriéndola, también entraña graves peligros. Los montes asturianos atraen a cada vez más personas que se animan a hacer travesías y excursiones, así como practicar deportes más extremos como la escalada, el esquí de montaña, el barranquismo o el trail, y por ello es fundamental recordar que cualquier actividad en el medio natural no está exenta de riesgo y que, con relativa frecuencia, los accidentes ocurren. Aun empleando las medidas de prevención adecuadas.

El Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) recomienda en su página web una serie de medidas preventivas que ratifica Juan Figaredo, médico rescatador del Grupo de Rescate del SEPA, un servicio que anualmente realiza alrededor de cuatrocientas intervenciones, de las cuales “un 30% son rescates de montaña”. “Lo primero antes de un accidente es la prevención”, insiste el médico. Y el primer punto a tener en cuenta es “comunicar adónde vas”. “Nunca vayas solo”, aconseja el SEPA. Además, cualquier salida debe prepararse con antelación, “informándose acerca de la predicción meteorológica y el riesgo de aludes” y estudiando, a través de mapas, libros o páginas web como RUTAS EN ASTURIAS, el recorrido a seguir. En caso de carecer de experiencia, los guías de montaña son una buena opción.

También hay que tener en cuenta la preparación física de cada uno, ya que la montaña exige estar en buena forma. El equipo -calzado, ropa de abrigo- debe estar en perfectas condiciones de uso y siempre debe contar con suficiente alimentación e hidratación. Por descontado, los cursos de primeros auxilios en montaña enseñan a prevenir los percances y a actuar en caso de que ocurran. Y la prudencia y el sentido común son los mejores compañeros: por ejemplo, en caso de que disminuya la visibilidad por niebla, desde el servicio de emergencias recomiendan no seguir caminando y permanecer quieto en un lugar seguro hasta que desaparezca.

No obstante, hay circunstancias como caídas de rocas, avalanchas o tormentas que escapan a nuestro control y pueden ocasionar un accidente. Ante una situación de emergencia se recomienda “avisar lo antes posible a los medios de socorro”. “El 112 tiene cobertura en todas partes a través de todas las compañías telefónicas”, señala el médico. En caso de no disponer de teléfono, habrá que buscar el punto de aviso más próximo, ya sean otros excursionistas, un refugio, un bar… Una vez se establezca comunicación con el servicio de emergencias, “hay que proteger al herido, resguardándolo del sol o abrigándolo”, explica Figaredo.

A continuación es importante poner en marcha medidas de primeros auxilios como comprobar la respiración, detectar posibles hemorragias y otros aspectos que el SAMU se encargará de indicar. La información acerca de la localización ha de ser cuanto más exacta mejor. Especificar las características del terreno, su accesibilidad, las condiciones meteorológicas en el lugar y el estado del accidentado pueden agilizar sobremanera la atención. Como asegura de primera mano el médico rescatador, “los minutos son vida”. Y una vez localizado el helicóptero, si es que es necesaria su intervención, hay que “hacerse ver con señales moviendo los brazos, con colores o lo que sea”. La ayuda siempre llega, solo hay que mantener la calma y tener paciencia.

Artículo anteriorMirador de Ordiales
Artículo siguienteCabo Busto
Compartir