Ventajas de federarse

Cada semana, 1,5 millones de personas practican algún deporte de montaña en España. ¿Cuáles son los beneficios de federarse y cómo se obtiene una licencia?

345
views

Cada semana, según cálculos de la Federación Española de Deportes de Montaña, hay 1,5 millones de personas haciendo senderismo o deportes de montaña, lo que supone 4,8 millones de usuarios por trimestre. El montañismo es, tras la natación y el ciclismo, la tercera actividad deportiva en España. Sin embargo, en el mejor de los casos, apuntan desde la Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo del Principado de Asturias (FEMPA) “solo el 25% de la gente que practica deportes de montaña está federada”. A pesar de todo, la federación nacional es la quinta en afiliados. Con unos 100.000 inscritos solo las superan las federaciones de fútbol, golf, caza y judo, la diferencia es que en las otras cuatro se está obligado a federarse y en montaña no. Pero aunque sea una opción y no una obligación, sí resulta recomendable para tener una experiencia más segura y acceder a diversas coberturas médicas, sociales y deportivas.

¿Cuáles son las ventajas de disponer de una tarjeta federativa?

Tal y como explica Juan Rionda, presidente de la FEMPA, “la licencia federativa tiene un significado más allá de otorgar una serie de ventajas, siendo la más significativa la cobertura en caso de accidente o emergencia, que puede ser desde un pequeño traspiés en el camino a tener un accidente grave. En estos últimos casos, el seguro que se suscribe con la licencia cubre el rescate. También están incluidas otras coberturas derivadas de accidentes en montaña fuera de Asturias y de España tales como repatriación, hospitalizaciones, traslados o desplazamiento de familiares.  Además, estar federado permite participar “en actividades federativas a nivel nacional, como competiciones de esquí o escalada o la copa de España de carreras por montaña”, así como cursos de seguridad organizados por la FEMPA.

También implica un descuento en los refugios de todo el país e incluso en los extranjeros suscritos al acuerdo de reciprocidad, además de que al identificar al portador como deportista “suele ir acompañado de un trato más cercano”. Pernoctar en el refugio de Brañagallones, por ejemplo, cuesta diez euros para quien esté federado, frente a los dieciséis que deberá abonar el usuario que no lo esté. Facilita igualmente descuentos en comercios y tratamientos con profesionales de fisioterapia y medicina preventiva que tienen suscritos convenios de colaboración con la federación. El montañista tendrá asimismo acceso a la biblioteca de la federación y otras fuentes de información.

¿Cómo federarse?

La licencia se tramita fundamentalmente a través de los grupos de montaña, “porque entendemos que el montañero debe aprender a andar por el medio natural siempre con enseñanzas de otros, que le van enseñando poco a poco el reconocimiento de la naturaleza”. Los grupos son “una escuela” e integrarse en ellos implica pertenecer a un club en el que poco a poco se aprenden cuestiones como el uso del GPS, el calzado o avituallamiento apropiado…En definitiva, el grupo proporciona “una serie de aprendizajes que van calando en el que participa y lo hacen conocedor suficiente en evitación de accidentes o disgustos”, si bien la proliferación de deportistas que buscan realizar actividades en montaña a nivel individual ha provocado que también se tramiten licencias directamente a través de la federación. En este último caso, se aplica un recargo del 20% al precio de la licencia.

¿Cuánto cuesta la licencia federativa?

Cuadro del coste y tipo de las licencias. :: FEMPA

El coste de la licencia depende de su modalidad, categoría y ámbito al que se aplique. La licencia de montañismo FEMPA para adulto con cobertura en Asturias, Cordillera Cantábrica y macizos del entorno, por ejemplo, tiene un precio de 67 euros, que ascienden a 210 si son válidas para todo el mundo salvo actividades realizadas por encima de los 7.000 metros o en zonas polares. Garantizan, entre otros, una cobertura de hasta 12.000 euros en gastos de rescate en España.