https://static.elcomercio.es/www/menu/img/rutas-senderismo-por-asturias-desktop.jpg
RUTA POR PONGA

De Taranes al recóndito Vallemoru

El pueblo de Taranes, punto de partida de esta exigente ruta/Nel Acebal
El pueblo de Taranes, punto de partida de esta exigente ruta / Nel Acebal

La excursión, con algunos tramos de exigente desnivel, lleva hasta la mítica aldea abandonada

DANI BUSTO

Itinerario

Taranes (Ponga) - Paredu- Collado de Taranes - Monte la Faeda - Los Gallos - Collado Llués - Collada Cuadramonu - Los Retoyes - Vallemoru

Descripción de la ruta

Hace años ya que nadie habita en Vallemoru, pero este es uno de los pueblos ponguetos más visitados por los excursionistas debido al atractivo del recorrido y a su inhóspita localización. A continuación te vamos a detallar las características más importantes de la ruta de Taranes a Vallemoru.

MIDE de Taranes a Vallemoru

Duración:
entre siete y ocho horas.
Desnivel de subida:
400 metros.
Desnivel de bajada:
400 metros.
Distancia horizontal:
20 kilómetros en total (ida y vuelta).
Tipo de recorrido:
lineal.
Dificultad en el desplazamiento:
medio-difícil, con rampas de desnivel bastante exigente.

Acceso: de Oviedo a Arriondas y Cangas de Onís por la A-64 y N-634. De Cangas de Onís a Santillán, por la carretera del Pontón. En este pueblo, seguir por la carretera a Sellaño y San Juan de Beleño. A la altura del hotel balneario La Casona de Mestas hay un cruce señalizado por el que se llega al pueblo de Taranes, donde se deja el coche.

El hotel balneario Casona de Mestas
El hotel balneario Casona de Mestas / Nel Acebal

Desde el pueblo de Taranes se toma una pista forestal que asciende hasta una amplia collada perfectamente visible desde el pueblo: la collada de Taranes. Esta primera parte de la excursión supone una ascensión de desnivel importante, pero por un buen camino (asfalto y hormigón). Hay agua en dos fuentes situadas hacia la mitad y al final de la subida, que hacen algo más llevadero este tramo del recorrido.

Una vez en la collada se puede contemplar Taranes a vista de pájaro y, por supuesto, gran parte de los Picos de Europa, así como la zona más oriental de la Cordillera y también, al frente, el Picu Pierzu.

Ganado, en la collada de Taranes
Ganado, en la collada de Taranes / Marco Menéndez

A partir de la collada la pista pasa a ser una caleya, llana, que ladea la Peña Taranes, una gran mole que preside toda la zona.

Se avanza hasta otra collada con una vega amplia en la que están situadas varias cabañas. Esa es la collada de Llué, que ya se veía desde la collada de Taranes.

Las cumbres de Ponga y Piloñes aparecen ya en un terreno más boscoso, junto a las peñas Vízcares, Maoño y Sierra de Aves.

En la collada de Llué hay otra fuente. El camino, todavía caleya, tiende hacia la derecha y baja hacia otras cabañas cercanas. A partir de aquí, un poco más abajo, ya se ve el legendario pueblo de Vallemoru.

Se continúa bajando y el camino, que en primavera y otras épocas de mucha lluvia presenta grandes barrizales, se va convirtiendo en una senda en mal estado. Llega un momento en el que ese camino se bifurca. Se sigue por la izquierda, que baja, aunque parezca peor. Por él se llega al río Valle Moru que se debe cruzar por un rústico puente.

Aldea Vallemoru
Aldea Vallemoru / Nel Acebal

El camino mejora y se comienza a ascender hasta el pueblo. La subida no es muy larga y se alcanzan las primeras casas del pueblo, completamente aislado. El regreso a Taranes se realiza por el mismo itinerario.