https://static.elcomercio.es/www/menu/img/sanidad-asturias-desktop.jpg

«Lo mejor es no limpiar los oídos»

Begoña Bascarán, Luis Suárez y Jesús Manuel Suárez, con la periodista Ángela S. Cifuentes durante la sesión de Facebook Live. /
Begoña Bascarán, Luis Suárez y Jesús Manuel Suárez, con la periodista Ángela S. Cifuentes durante la sesión de Facebook Live.

Los profesionales de Audiología Suárez Bascarán responden a los lectores

P. LAMADRID

Los especialistas de Audiología Suárez Bascarán resolvieron ayer las dudas de los lectores de EL COMERCIO en la sesión de Facebook Live que protagonizaron. Jesús Manuel Suárez Suárez, gerente de la empresa; Begoña Bascarán López, audioprotesista de referencia; y Luis Suárez Bascarán, director técnico, explicaron las mejores pautas para mantener una correcta salud auditiva.

¿Qué avances se han producido en el campo de los audífonos? Luis Suárez: Las nuevas tecnologías han permitido mejorar mucho la calidad del sonido y la sensibilidad de los audífonos. La vida media de los audífonos modernos es de cinco años porque se calcula que, en ese periodo, se producen avances tan grandes que justifican su sustitución.

Algunas personas se quejan de mareos, ruidos y dolores cabeza al ponerse audífonos. ¿Es cierto? Begoña Bascarán: Puede ser cierto si la adaptación protésica no es correcta. Tenemos que oír distinto, pero no sufrir en ningún momento. Tanto anatómica como acústicamente tiene que ser agradable, ser parte de nosotros mismos, de modo que nos olvidemos de que lo llevamos.

¿Es necesario llevar dos audífonos? Begoña Bascarán: Sí, porque necesitamos orientarnos espacialmente. Es muchísimo más confortable y natural.

¿Qué tipos de audífonos hay en el mercado? Jesús Manuel Suárez: Básicamente, tres. Vamos a desechar el de petaca. Están los retroauriculares, que se colocan en la parte posterior del pabellón auricular. Después, hay una evolución de éstos que incorpora un pequeño tubo que introduce la señal en el auricular que va dentro del conducto y que está muy de moda porque es de venta muy fácil. Y también está el intrauricular, que requiere de más conocimientos y más medios, pero es la adaptación ideal.

¿Los auriculares pueden afectar a la audición? Luis Suárez: Sí, todo depende del volumen al que escuchemos la música. Además, si estamos mucho tiempo utilizándolos, se produce fatiga acústica.

Mi padre habla muy alto y se niega a ir al médico. ¿Hay alguna manera de descubrir si tiene problemas de audición? Begoña Bascarán: Es importante poner la televisión a un nivel normal para que se dé cuenta de que no la oye. También hablar a volumen habitual. Y llevarle a hacer pruebas audiológicas. La pérdida auditiva normalmente es lenta. Si perdiéramos de hoy para mañana lo que una persona en dos años, iríamos corriendo a Urgencias. Cuesta reconocer la pérdida de audición hasta que adaptamos los audífonos e inmediatamente los pacientes piensan que todo el mundo habla alto. Luego se les quitan y dicen que hablan más bajo que antes. Es entonces cuando se empiezan a dar cuenta de su problema.

Escucho un acúfeno que suena como si alguien arrugase celofán. ¿Por qué? Jesús Manuel Suárez: Los acúfenos son de naturaleza desconocida. Son síntomas de algo, pero no sabemos de qué. Pero, en el momento actual, hay audífonos para el tratamiento de los acúfenos que dan resultado.

¿Qué consejos dan para mantener la salud auditiva? Jesús Manuel Suárez: A medida que envejecemos, la audición va empeorando y hay una recomendación para conseguir una mayor duración de nuestro sistema auditivo, que es no someterlo a excesos. Evitar niveles altos y sonidos impulsivos.

¿Cómo se deben limpiar los oídos? ¿Es verdad que los bastoncillos son malos? Luis Suárez: Sí, los bastoncillos son perjudiciales. En el conducto auditivo, hay células que segregan un cerumen que protege nuestro oído del polvo y objetos extraños. Estas células pretenden que siempre haya un mínimo de cera. Si nosotros la eliminamos a diario, empezarán a segregar más cera y, al final, fabricarán más de la debida y se generará un tapón. Lo mejor es no limpiarlos. Una vez que tenemos el tapón, tendría que ser un otorrino o una enfermera quienes limpiasen los oídos con una jeringuilla llena de agua caliente o con un aspirador.

¿Cómo pueden limpiarse los audífonos? Luis Suárez: Los audífonos incorporan unos filtros que habría que cambiar periódicamente. Depende de la sudoración de la personas que los lleva, puede hacerse desde una vez cada diez días hasta cada mes y medio. También puede hacerse limpieza de la parte externa del micrófono con unos pincelillos. Recomendamos que, una vez al mes o cada 45 días, acudan a que les hagamos una revisión y una limpieza más exhaustiva. Los mayores problemas son siempre de humedad porque están en un medio hostil.

¿Qué diferencias hay entre los audífonos para adultos y para niños? Begoña Bascarán: Los audífonos para niños son de colores por fuera y vienen con un seguro para la pila, para que no puedan abrir el portapilas y haya problemas de ingesta. Tienen, además, unos circuitos limitadores de ruidos muy específicos y compatibles con los equipos de frecuencia modulada que puede necesitar el niño en el cole. Hay muy pocos audífonos que sean malos para un niño. Lo importante son las pruebas porque los pequeños colaboran de manera limitada y hay que conocer cómo funcionan, jugar mucho con ellos a la hora de hacer las audiometrías. Y nunca sobreamplificarlos para que oigan los mosquitos en la mano.

¿Cuándo recomiendan comenzar las pruebas e ir al otorrino? Begoña Bascarán: En el momento en que uno sienta que tiene fallo de audición por rutina, igual que lo hacen en las empresas. Hacer audiometrías es algo muy bueno.

¿Cómo han evolucionado las pruebas? Jesús Manuel Suárez: La fiabilidad de los equipos con los que se realizan las pruebas es superior. La evolución ha sido la aparición de diferentes métodos de adaptación que responden a normas matemáticas que determinan qué debe escucharse a cada uno de los niveles. Eso se traspone al paciente.

¿Cómo podemos proteger los oídos? Luis Suárez: La forma de cuidarlos es no exponerlos a ruidos. A partir de 85 decibelios, se estima que hay que tener protección acústica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos