https://static.elcomercio.es/www/menu/img/sanidad-asturias-desktop.jpg

«Todos deberíamos tomar las mismas medidas que un hipertenso»

Jesús María de la Hera, Rosario Cortina, la periodista Saray Martínez y Alberto Batalla, durante la sesión de consultas que tuvo lugar en el plató de Canal 10. / FOTOGRAFÍAS: DANIEL MORA

Los doctores Alberto Batalla, Rosario Cortina y Jesús María de la Hera subrayan que la prevención es clave en cardiología

Paloma Lamadrid
PALOMA LAMADRIDGijón

Las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de muerte prematura en el mundo. De ahí la importancia de la prevención, ya que «en la enfermedad vascular hay pocas cosas que se curan, aunque se controlan y los pacientes pueden mejorar rápidamente». Así lo destacó ayer el cardiólogo Alberto Batalla, que, junto con los también especialistas Rosario Cortina y Jesús María de la Hera, contestó a las preguntas de los usuarios dentro de la última sesión del Mes de la Salud en Asturias, organizado por EL COMERCIO y patrocinado por Sanitas.

Muchas personas que hacen ejercicio físico se preguntan cuál es el límite de su corazón. ¿Cómo pueden saberlo?

De la Hera: «El ejercicio físico es una actividad recomendable para todo el mundo, pero cualquier persona que practique deporte debe hacerse un mínimo chequeo. Un electrocardiograma y una entrevista con el especialista sería suficiente».

¿Qué es más importante para tener un bajo riesgo de sufrir un evento cardiovascular: tener el colesterol malo por debajo de 160 o el bueno bastante alto?

Batalla: «Nos vale de poco el colesterol total. Cuando queremos saber el riesgo cardiovascular tenemos que conocer el perfil lipídico completo. La diana terapéutica que utilizamos es el colesterol malo (LDL). Un nivel bajo de colesterol bueno (HDL) preocupa cuando el paciente tiene un LDL normal o alto».

¿Hay predisposición genética de padecer un infarto?

De la Hera: «Puede existir, pero el componente ambiental es el más frecuente. Si el padre de un paciente sufrió un infarto a los setenta años no significa que haya carga genética, pero sí es probable en caso de que lo padeciera con menos de cincuenta años y sin ser fumador. Lo normal es tener un infarto relacionado con la hipertensión, la obesidad, el colesterol...».

¿Hay diferencia entre el ritmo y la frecuencia cardíaca?

Cortina: «El ritmo y la frecuencia son cosas diferentes. La frecuencia normal es de sesenta a cien latidos por minuto. Cuando se practica ejercicio, es normal estar por encima de cien sin ser algo patológico. La alteración del ritmo quiere decir que la secuencia de contracción del corazón no es la adecuada, es una arritmia, que puede ser rápida o lenta».

¿Quiénes tienen más tendencia a sufrir problemas cardíacos, los hombres o las mujeres?

De la Hera: «Generalmente la enfermedad cardiovascular la padece una mayoría de hombres hasta los sesenta años. A partir de esa edad, cuando la protección de los estrógenos ha desaparecido completamente en la mujer, comienza a equipararse la prevalencia. Si aparecen mujeres menores de cincuenta o sesenta años en las consultas, casi siempre es porque ha mediado el tabaco».

¿Qué sacrificios tiene que hacer una persona con hipertensión?

Batalla: «Un hipertenso debe tomar las mismas medidas que la población en general: mantener un buen peso, comer con poca sal, hacer ejercicio y controlar el resto de factores de riesgo. Si estas medidas higiénico-dietéticas no son suficientes, habrá que usar fármacos».

¿Te puede dar un infarto por un ataque de ansiedad?

Cortina: «La ansiedad per se, sin otros factores de riesgo, no está demostrado que sea una causa independiente de un infarto».

¿Deberían preocuparse las personas que tienen soplos cardíacos?

Batalla: «Un soplo no es una enfermedad, es un dato exploratorio. Una ecografía nos va a sacar de dudas acerca de si hay una valvulopatía. Si la persona no tiene una patología estructural, debe ser dada de alta».

Tengo fibrilación auricular. ¿Puedo practicar senderismo?

Cortina: «Puede practicar cualquier deporte, aunque hay que adecuar el ejercicio al estado físico del paciente. No hay ninguna enfermedad cardiovascular que contraindique el ejercicio siempre que el paciente esté estabilizado. Es importantísimo hacer deporte durante toda la vida».

 

Fotos

Vídeos